Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juicio a la magistrada suspendida por el Consejo

El magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJA), Miguel Pasquau, ha dictado un auto que concluirá previsiblemente en la apertura de un juicio oral contra la magistrada Adelina Entrena, ex titular del Juzgado de lo Penal 1 de Motril (Granada) por dejar más de un año en prisión a un inocente. El magistrado considera que Entrena podría haber incurrido en una "imprudencia grave", por lo que continuará la causa en su contra tras la querella presentada por la Fiscalía. Entrena ha sido suspendida recientemente por el Consejo General del Poder Judicial durante cinco meses por intentar retrasar un juicio por maltrato contra su pareja.

El preso José Campoy pasó 437 días en prisión de forma injusta tras haber sido absuelto por la juez. "Entrena Carillo no observó debidamente el grave deber de establecer un sistema eficaz de control de los presos preventivos a disposición de su Juzgado, sino que obró con despreocupación confiando en que la rutina del trabajo del personal a su servicio evitaría el vencimiento de los plazos", reza el auto. El magistrado denuncia que los funcionarios carecían de indicaciones claras sobre el control de los plazos de prisión preventiva, y que el riesgo de errores "era especialmente alto dada la notable carga de trabajo" que pesaba sobre el juzgado.

"Grave desatención"

El auto matiza que la juez incurrió en "la grave desatención de no consultar las actuaciones -incluida la pieza de situación personal- para comprobar si el acusado al que decidió absolver, que compareció al juicio esposado por la Guardia Civil, estaba privado de libertad".

El magistrado estima el sobreseimiento parcial de la causa, ya que entiende que Entrena "no prolongó" irregularmente la prisión de otros dos presos, D. A. S. y E. A. I.,. El magistrado argumenta que cuando la causa fue elevada a la Audiencia Provincial para el recurso de apelación, los ya condenados no se hallaban todavía en situación irregular. Ambos inocentes pasaron 35 y 38 días en prisión de manera indebida. El libro de presos preventivos (el registro de internos pendientes de juicio) era "un instrumento inútil para el control de este tipo de causas", según denunciaron los inspectores del Consejo. Pasquau abunda en el caos que reinaba en el juzgado: "El preso no se anotó en el Libro de Presos Preventivos, no se adjuntó la cartulina de advertencia [...] ni se abrió pieza de situación personal"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 2007