Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL AUTO JUDICIAL

"Un delito contra la integridad moral"

El auto dictado por el juez sobre el agresor racista de Barcelona subraya que los hechos pueden constituir un delito de lesiones y otro "contra la integridad moral de las personas". A continuación, un resumen del auto judicial.

El juez explica: "En el caso que nos ocupa (...) concurren sobrados indicios de la comisión de un delito. (...) El Ministerio Fiscal aprecia la concurrencia de dos circunstancias agravantes, la de xenofobia (art. 22.4 Código Penal) y la de abuso de superioridad (art. 22.2 CP). Sin perjuicio de que no es el momento prevenido legalmente para su apreciación, no resultan nada consistentes los indicios relativos al abuso de superioridad; concurriendo, por el contrario, una posible apreciación de intoxicación [etílica] plena".

El magistrado añade: "No concurren tampoco indicios de un delito de abuso sexual, pues, el pellizco en el pecho de la menor, por su fugacidad y manera de ejecución, formarían parte del atentado moral o de la falta de lesiones. Pues no se aprecia la infracción del bien jurídico protegido por los delitos contra la libertad o indemnidad sexual. Además, del dictamen del médico forense resulta que no concurre lesión física objetivable, y ninguna otra acreditación al respecto se ha aportado a autos".

Abatimiento

"Si bien la víctima se encuentra en un estado de abatimiento por la agresión sufrida", añade el magistrado, "no consta por el momento lesión psíquica que permita incardinar la agresión en el delito de lesiones. Ello sin perjuicio de lo que pudiera acreditarse durante la instrucción. Ciertamente, la menor afirma sentir miedo por la agresión, aunque afortunadamente, salvo en acudir acompañada a su centro de enseñanza, en nada ha tenido que variar sus hábitos de vida, manteniendo incluso las salidas nocturnas con sus amigas, lo que indudablemente le valdrá para recuperar su normalidad y felicidad habituales".

El juez razona: "Pese a que la víctima manifiesta su abatimiento psicológico, lamentablemente no se cuenta con ningún informe médico o psicológico que permita afirmar una lesión psíquica en la víctima. También manifestó la menor que como única medicación que ha tomado ha sido gelocatil, si bien afirma problemas para conciliar el sueño".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2007