Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior desarticula en Burgos una célula islamista de apoyo a terroristas

Los detenidos actuaban a favor de la 'yihad' en foros y chats de Internet

La Guardia Civil desarticuló ayer en Burgos una célula islamista que apoyaba la yihad en foros y chats de Internet y que recaudaba fondos que enviaba, entre otros, a terroristas condenados por los atentados de Casablanca (Marruecos). Sus seis integrantes, cuatro hombres argelinos y un hombre y una mujer marroquíes, fueron detenidos a primera hora de la mañana. Sus domicilios, cuatro en la capital burgalesa y dos en la provincia, fueron registrados, así como la carnicería que regentaba uno de ellos, también en la capital burgalesa.

La operación se realizó por orden del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno y, según la subdelegada del Gobierno en Burgos, Berta Tricio, se ha llevado a cabo tras un año y medio de investigación. Aunque la célula operaba desde Burgos, el grupo liderado por el argelino Abdelkader Ayachine, utilizaba foros y chats restringidos para establecer contactos internacionales en apoyo de la yihad. Esas conexiones llevaron a los investigadores a solicitar la colaboración en diversos momentos de agencias de seguridad e inteligencia de Suecia, Estados Unidos y Dinamarca, entre otros países.

La investigación, que ahora se centrará en analizar el material incautado ayer en los registros -ordenadores, teléfonos móviles y documentación en papel- permitió descubrir que el jefe del grupo recaudó durante años el zacat [limosna]. Los fondos que recogía entre los musulmanes que iban a la carnicería que regentaba no eran enviados a personas necesitadas sino a presos islamistas, entre ellos los condenados en Marruecos por los atentados de Casablanca, en mayo de 2003. El anterior dueño de la carnicería era Buchaib Maghder, condenado a muerte en julio de 2003 por su participación en esos atentados.

Esta célula islamista es la primera trama desarticulada en España impulsora de la yihad a través de Internet. Además de esta actividad y del envío de dinero a presos islamistas, sus integrantes organizaban reuniones clandestinas y captaban y adoctrinaban a posibles muyahidines. Se identificaban como los Ansar, en consonancia con algunas de las organizaciones terroristas que operan en Irak. Según el Ministerio del Interior, formaban un grupo cohesionado ideológicamente con los fundamentos del salafismo yihadista.

Despliegue policial

La operación para detener a los seis presuntos terroristas comenzó a primera hora de la mañana de ayer. Algunos vecinos miraban sorprendidos cómo guardias civiles con armas en la mano y el rostro cubierto con pasamontañas se desplegaban en varias calles de la capital burgalesa y entraban en varios portales y en una carnicería.

Uno de los lugares que registraron más a fondo los agentes fue precisamente la carnicería que el líder del grupo, Abdelkader Ayachine, regentaba en el número 3 de la calle Jesús María Ordoño. Ayachine "cuenta con numerosos antecedentes, entre ellos un delito de homicidio, varios de violencia en el ámbito familiar, diversos delitos de lesiones y uno de quebrantamiento de condena por incumplir una orden de alejamiento", según el Ministerio del Interior. Los vecinos comentaban ayer que Ayachine "era problemático, y siempre iba a lo suyo. No se relacionaba con los vecinos".

Lo que más sorprendía a estos era que la carnicería estuviera abierta hasta altas horas de la noche, y la gran cantidad de personas que la frecuentaban.

375 ARRESTADOS

El terrorismo islamista en España ocupa cada vez más a las Fuerzas de Seguridad. Desde 2001 han sido detenidas 375 personas por su implicación en terrorismo internacional, según el Ministerio del Interior. El año con mayor actividad fue 2004, con 131 arrestados. Desde enero, Policía y Guardia Civil han detenido a 41 islamistas, ocho menos que en todo 2006, y menos de la mitad que 2005, que acabó con 92 arrestados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007

Más información