Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis de los socialistas valencianos

El PSOE nombra una gestora en Valencia tras la dimisión de Pla por el escándalo de su piso

El PSOE nombró ayer una comisión gestora en la federación socialista valenciana tras la dimisión de Joan Ignasi Pla. El secretario general de los socialistas valencianos renunció después de quedarse sin apoyos en el partido. Pla llevaba dos días de agonía tras conocerse que una constructora realizó en mayo pasado una reforma de 104.000 euros en su vivienda de la cual no había abonado nada todavía. Pla encargó las obras a un empresario amigo, con intereses urbanísticos en el municipio socialista de Dénia, que a su vez subcontrató la reforma a Construcciones Villegas. Esta empresa, dedicada a la obra civil, pagó la mayor parte de la reforma. Desde que se iniciaron las obras a finales de 2006 y hasta que concluyeron en mayo de 2007, Pla no pagó nada.

Blanco y Fernández de la Vega dirigirán la campaña de los socialistas en las elecciones generales de marzo

El portavoz en el Senado, Joan Lerma, presidirá una dirección provisional que incluye a cargos orgánicos y a renovadores

El dimisionario atribuye su renuncia a una "operación de derribo" de parte del PSPV y de un grupo mediático

El escándalo acaba con el precario crédito político que le quedaba a Pla desde que en las pasadas elecciones autonómicas el PP le sacara una diferencia de 19 puntos. Le costó convencerse. De hecho, hasta la noche del miércoles su idea era resistir. Pero fue parte de su Ejecutiva y otros dirigentes territoriales con los que consultó los que le dijeron que la partida se había acabado y no había más crédito. No pensaban darle más respaldo. Incluso los más leales acabaron por expresarle abiertamente que tras escuchar al secretario de organización del PSOE, José Blanco, lo mejor era tirar la toalla. Un Pla abatido y derrotado, pese a la sonrisa que exhibió ante la prensa, abandonó por la tarde la sede tras su breve comparecencia.

Defender su honor

Pla compareció a las 17.38 en la sede del PSPV, rodeado de una nube de flashes, que le sirvió para compararse, por la expectación creada, con el lehendakari, Juan José Ibarretxe. El secretario general abandonaba para no perjudicar a su partido y tras responsabilizar de la operación "de acoso y derribo" contra él a un "destacado grupo mediático" y a los sectores del partido que defendieron la celebración de un congreso extraordinario tras la pasada derrota electoral del 27-M. No dio ningún nombre -ni tampoco se le pudo preguntar porque no aceptó preguntas-, pero el dirigente valenciano se refería al Grupo PRISA.

Pla agregó que esta operación perseguía "su cabeza" en un momento en que la precampaña de las generales había echado a andar y anunció que ha puesto en manos de abogados el caso para defender su honor. Con esta declaración, Pla dio un volantazo a lo que había defendido en público sólo 24 horas antes. Si el miércoles declaró que no pensaba abandonar y criticó que en el PSPV hubiera gente que tuviera prisa para forzar su marcha, ayer confirmó que dimitía.

El político aclaró que dejaba la secretaría general pero no dijo nada de su acta de diputado ni tampoco de su cargo de portavoz del Grupo Socialista en las Cortes. Por la mañana, en el Parlamento, durante la sesión de control al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, sonó a despedida. "Agradezco el trato que usted y su grupo ha tenido conmigo estos días en que he sufrido un ataque muy duro", dijo Pla dirigiéndose a Camps.

El hasta ayer secretario general de la segunda federación en número de militantes del PSOE se puso a disposición del partido "desde el lugar que decidan para mí". En Blanquerías se dio por perdida la posibilidad de que Pla se integrase en la candidatura al Congreso, que encabezará la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. La vicepresidenta se mostró ayer en Alicante encantada de liderar la lista por Valencia a las próximas generales.

La comisión permanente del PSOE resolvió pasadas las ocho de la tarde que el ex presidente de la Generalitat y actual portavoz del partido en el Senado, Joan Lerma, encabezará la gestora y la secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín, ocupará la vicepresidencia. También se integran la secretaria federal de Economía, Inmaculada Rodríguez-Piñero, la ex ministra Carmen Alborch o el alcalde de Elche, Alejandro Soler, la única de las grandes ciudades que conservan los socialistas.

Un sector del partido abanderó por unas horas la celebración de un congreso extraordinario antes de las elecciones de marzo, una opción que decayó por la cercanía del cónclave con los comicios. De la dirección recién disuelta sólo se sumarán a la gestora dos personas.

La gestora diseñada por Ferraz, que ha decidido pilotar desde Madrid este periodo de transición, busca mantener la estabilidad orgánica e impulsar la renovación en las filas del PSPV. José Blanco y María Teresa Fernández de la Vega dirigirán la campaña electoral para las próximas elecciones generales que se celebrarán en marzo de 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de octubre de 2007