Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fórmula 1 | La pelea por el título

"Arriesgaré, pero quiero acabar la carrera"

El español y el británico rebajan la tensión bromeando ante la prensa

Viéndolos cómo departían y por momentos se cachondeaban frente a los periodistas de medio mundo, nadie diría que Lewis Hamilton y Fernando Alonso alimenten una encarnizada pugna por el título. El fuego cruzado de declaraciones, la tensión que se respira en el seno de la escudería McLaren, el pulso que mantienen, quedaron interrumpidos. Fue la tregua que precede a la última batalla. Se reía el campeón, se reía el líder del Mundial. Se reía a sus espaldas Felipe Massa, el hombre que acaba de renovar hasta 2010 por Ferrari. Sólo Kimi Raikkonen, haciendo honor a su apodo de hombre de hielo, permanecía hierático, absorto en su papel de tercero en discordia.

"Se dicen muchas cosas de nosotros que no son verdad", dijo Alonso, en respuesta a una pregunta que hasta tres veces negó haber entendido, como Hamilton. Ambos, divertidos, se miraban y se pasaban la palabra. "Luchamos en la pista, pero fuera de ella tenemos una buena relación. Cuando la gente nos ve sólo los sábados de Gran Premio, cuando el equipo abre las puertas para la prensa, la situación no parece muy relajada entre ambos, pero es porque acaba de disputarse la sesión de calificación y estamos pensando en el resultado, en la carrera del día siguiente, en la estrategia. Por eso puede parecer que no es una situación relajada", dijo el doble campeón mundial. Hamilton convino: "Nuestra relación es tan buena como siempre. La prensa ha tratado siempre de distanciarnos, pero no ha tenido éxito".

Ambos admiran a Ayrton Senna y así lo hicieron explícito en el circuito de São Paulo, la ciudad donde el malogrado ex campeón nació en 1960. "Sin duda, Hamilton va estar más presionado, pero supongo que cuando cometes un error reaccionas y es difícil que lo cometas dos veces seguidas en dos carreras en las que te juegas el Mundial. Por lo tanto, no hay que esperar un error. Si no ganas, dependes ya demasiado de la suerte", analizó Alonso. Sin embargo, dejó entrever que, pese a que debe remontar los cuatro puntos que le saca Hamilton, no se plantea la carrera a la desesperada. "Seguro que arriesgaré, pero quiero acabar la carrera", sentenció.

Hamilton volvió a hacer gala de una absoluta seguridad en sí mismo. "El error que cometí en el último Gran Premio en China no hará que me ponga más nervioso. Fue una buena experiencia para aprender y competir aquí. Ahora soy incluso más fuerte de lo que era", concluyó el piloto, que, a sus 22 años, aspira a convertirse en el más joven de la historia en ganar el título.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de octubre de 2007