Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La fuerza de la periferia

El gran teatro se hospeda hasta el 28 de octubre en el Festival Madrid Sur

Madrid Sur es, sin género de dudas, la muestra más interesante que se celebra fuera de la capital en torno a las artes escénicas. Ha llegado a la duodécima edición sin perder un ápice de los principios y objetivos con los que se puso en pie, como era el dar voz a personajes generalmente ausentes de los escenarios y, sin embargo, más que presentes en nuestra sociedad.

Este festival se celebra bajo el lema de La Gran Periferia, concepto que abarca no sólo a las poblaciones donde se desarrolla Madrid Sur (Leganés, Getafe, Fuenlabrada, Alcorcón, Rivas-Vaciamadrid, Aranjuez, Parla) sino a todos aquellos y todo aquel que emergen en las llamadas periferias del mundo entero. No son otras que las que se distinguen del interés y pensamiento central: "La periferia es aquella cultura que integra otros intereses, otros horizontes y otra manera de formalizarse", apunta José Monleón, director de la muestra y presidente de la Fundación Instituto Internacional del Teatro del Mediterráneo que creó el Festival Madrid Sur.

El XII Festival Madrid Sur, que inició su andadura hace una semana con dos pesos pesados de la escena internacional como son el Odin Teatret de Dinamarca, que acudió con cinco de sus montajes emblemáticos, y la compañía sevillana La Cuadra de Sevilla con Flamenco para Traviata, continuará desarrollándose hasta el próximo 28 de octubre.

Y esa periferia se ha diseccionado desde diversos ángulos por parte del festival y los espectáculos hablan de los protagonistas periféricos: mujeres, los que recuerdan, los que se mezclan, los inmigrantes, los de la universidad, los de la otra orilla, los niños maltratados, los del cine...

- Los niños maltratados. El hombre almohada, una corrosiva y vitriólica obra de Martin McDonagh que ha puesto en pie el irlandés afincado en España Denis Rafter (día 19 en Rivas-Vaciamadrid), en la que recuerda que hay cientos de formas de hacer picadillo a niños de cinco años. No va de morbo, es gran teatro.

También dentro de este apartado está Por el ojo de la cerradura de Llanos Campos (19 en Parla) en donde muestra lo difícil y doloroso que es ser diferente en una sociedad que quiere etiquetarlo todo y que no perdona la deserción.

- Las mujeres. Hoy en Rivas-Vaciamadrid se puede ver De cabeza con la compañía de Teresa Nieto, quien ha planteado este montaje como un lugar para compartir y experimentar. "Para volvernos locos si es preciso", dice esta bailarina y coreógrafa que se ha planteado este trabajo como una fusión entre danza contemporánea y flamenco.

Chirigóticas es un montaje con dramaturgia y dirección de Antonio Álamo (el próximo viernes en Aranjuez y al día siguiente en Rivas-Vaciamadrid), puesto en pie con la compañía andaluza La Chirigótica de las Niñas. Una delicia de espectáculo en el que se fusiona, como si se tratara de arte conceptual, el teatro y el carnaval, de Cádiz, claro: irreverencia, libertad, placer, verdad y mucha risa y mucho teatro.

- Los que se mezclan. El Don Juan de Zorrilla en versión de Santiago Sánchez (hoy domingo 14 en Parla) es un trabajo en el que se ha contado con actores y músicos de múltiples orígenes. España, Argentina, Cuba, Guinea y Brasil se dan la mano para narrar esta nueva aventura donjuanesca.

- Los que recuerdan. Hazme reír, de Marta Torres y coreografía de Rosa Calderón (el día 19 en Fuenlabrada y el 20 en Getafe) es un recorrido que cuatro clowns hacen al grito de "¡la guerra es maravillosa!". Por los sentimientos que desatan los conflictos armados.

Despobladores, retrato de un mundo en su deriva, una curiosa versión de Final de partida de Samuel Beckett (día 19 en Parla), con la que pretenden insertar algunas teselas al gran mosaico que compone su obra.

El imperio del olvido, un espectáculo de Santiago Escalante con el Teatro del Mentidero de Andalucía (día 20 en Leganés y 21 en Getafe) es un serio intento de hacer un teatro social en el que la dramaturgia se mueve entre los olvidos y el recuerdo, el Alzheimer y la memoria que uno quisiera olvidar, la vida y la muerte...

Cantando bajo las balas, de Antonio Álamo y dirección de Álvaro Lavín (20 en Fuenlabrada y 21 en Aranjuez) narra en primera persona el primer acto oficial franquista de la historia, el 12 de octubre de 1936 en Salamanca, y donde el general Millán Astray gritó aquel fatídico "¡Viva la muerte!". Álamo está en su salsa en este espectáculo de alto contenido simbólico.

- Los de la otra orilla. Escuela vacía, de Tajar Ben Jelum, con dirección de Fernando Bernués (20 en Leganés y 21 en Parla) es todo un toque de atención "para este primer mundo incivilmente civilizado", señala el director de este montaje con el que se denuncia que el peor camino para todos los pueblos es el de la ignorancia.

- Los del cine. Del jueves 18 al domingo 21 de octubre en Alcorcón se celebrará la IV Semana de Cine donde se proyectarán aquellos cortos y filmes que no se pueden ver en salas comerciales a pesar de que en ellos hay calidad y lenguajes de alto contenido social y estético.

- Madrid Sur a escena. Las compañías emergentes tienen su sitio en este festival. Es el caso de la compañía La Última Palabra que ofrece Dios una comedia de Woody Allen (día 14 en Getafe).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de octubre de 2007