Una banda ocultó 1.200 kilos de hachís en carcasas de ordenadores

Los narcos ya no saben cómo ingeniárselas para esconder la droga y poder distribuirla libremente por Europa. El último invento lo destapó ayer la Guardia Civil a raíz de una operación contra el narcotráfico. Los agentes se incautaron de 1.208 kilos de hachís que permanecían ocultos en el interior de seis carcasas de ordenadores de sobremesa. La estrategia de la banda era sencilla, pero eficaz: aprovechaba una apariencia de legalidad -declaraba una mercancía de tráfico internacional, como un ordenador- para colar la sustancia ilegal.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de Barcelona se desplazó hasta la localidad de Montcada i Reixac (Vallès Occidental), sede de una empresa de transportes que realiza viajes por toda la Unión Europea. En los almacenes de la empresa, los agentes del instituto armado encontraron el material informático. La droga incautada se encontraba oculta en el interior de cada carcasa, en dos bolsas de plástico con capacidad para unas 20 tabletas de hachís. Los delincuentes pretendían introducir las sustancias estupefacientes en el Reino Unido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de octubre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50