Monteseirín pide 30 millones al Estado para la ampliación de Fibes

El Gobierno estudia el borrador del convenio que fija su aportación

El Ayuntamiento de Sevilla ha pedido al Gobierno central 30 millones de euros para la ampliación del Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla (Fibes). El borrador del convenio que está estudiando el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio concreta la colaboración del Estado en uno de los grandes proyectos pendientes en la capital y que se ha ido posponiendo, entre otras razones, por la falta de apoyo económico de la Administración central. La cifra que el gobierno municipal reclama al Ejecutivo supone el 32% del coste de esta infraestructura (94,9 millones de euros).

La ampliación de Fibes, diseñada por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra, tenía que haber estado lista en diciembre de 2005, pero los innumerables escollos con los que se ha ido topando el proyecto han retrasado el inicio de los trabajos. A la cabeza de todas estas vicisitudes se ha situado la falta de apoyo económico del Gobierno central, que aunque se comprometió hace tiempo de palabra con la obra, nunca se ha concretado por escrito.

El propio presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, garantizó la colaboración estatal durante un mitin celebrado en Sevilla el pasado mesa de mayo. Pero la ausencia de una partida para la ampliación de Fibes en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2008 avivó de nuevo, hace 15 días, las críticas de la oposición municipal y autonómica y la preocupación de los empresarios del sector turístico. En el otro extremo, las autoridades municipales se tomaron con calma la falta de consignación presupuestaria en las cuentas estatales.

El Ayuntamiento confía en que el Gobierno de en las próximas semanas el visto bueno a un convenio que desbloquearía definitivamente la ampliación del Palacio de Exposiciones y Congresos. El texto que el gobierno municipal ha enviado al Ministerio de Industria concreta en 30 millones de euros la aportación del Estado. El Gobierno "lo está estudiando", según fuentes municipales. La intención es que el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín; el presidente de la Junta, Manuel Chaves; y el ministro de Industria, Joan Clos, firmen el acuerdo en Madrid antes de que finalice el año.

El calendario de pagos que propone el Ayuntamiento pasa por que el Estado haga efectiva su colaboración desde el próximo año. Según el texto, Monteseirín ha pedido al Gobierno que aporte un millón de euros en 2008, cuatro millones en 2009, y 10 millones en 2010 y 2011. La última partida, de cinco millones, llegaría en 2012.

La aportación que el gobierno municipal exige al Ejecutivo supone el 32% del coste del proyecto, valorado en 94,92 millones: 82,5 millones entre construcción, honorarios, equipamiento informático y mobiliario y gastos técnicos y financieros; y 12,3 millones de IVA. Esta última partida será sufragada en exclusiva por el Ayuntamiento. Según el reparto de costes que ha propuesto al Gobierno, las arcas municipales aportarían, además, otros 33,04 millones de euros para la obra. Por su parte, la Junta de Andalucía participará en el proyecto con 16,8 millones y la Diputación de Sevilla, con 2,7 millones.

El acuerdo contempla la creación de una comisión de seguimiento, que entrará en funcionamiento en el plazo de los 30 días siguientes a la firma del convenio entra las administraciones. Este órgano estará compuesto por dos representantes del Ministerio de Industria, dos de la Junta, dos del Ayuntamiento y uno del Consorcio Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla, el organismo que gestiona Fibes y que integran el consistorio y la Diputación.

La obra de ampliación corre a cargo de Emvisesa, la empresa municipal de la vivienda y el suelo, que calcula que los trabajos se prolongarán durante dos años. El proyecto incluye un auditorio para 3.500 congresistas que se conectará con una pasarela al actual palacio. El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla, aprobado ya por la Junta, permite además en el área en el que se levanta Fibes la implantación de usos complementarios al congresual, un aspecto que, según recoge el borrador del convenio que suscribirán Ayuntamiento, Junta y Gobierno, incidirá "en la viabilidad del proyecto".

UN PROYECTO CON OBSTÁCULOS

Fibes anunció su ampliación en julio de 2001.

Guillermo Vázquez Consuegra ganó dos años más tarde un concurso de ideas para diseñar el nuevo edificio.

El consorcio que gestiona el palacio declaró desierto en 2005 el concurso convocado para adjucicar las obras.

Fibes adjudicó los trabajos el pasado mes de junio a una UTE integrada por Acciona, Abengoa y Rus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de octubre de 2007.