Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una verdad controvertida

Un juez británico echa un rapapolvo a Al Gore por su documental ecologista

Hoy quizá le den el Premio Nobel de la Paz, y a lo mejor algún día acepta ser otra vez candidato a la presidencia de Estados Unidos, pero las vigorosas denuncias de Al Gore sobre los cataclismos que acechan a la Tierra debido al cambio climático no han impresionado a un juez británico. El juez sir Michael Burton, de 60 años, cree que el famoso documental de Gore, An inconvenient truth -Una verdad incómoda- contiene nueve afirmaciones que se contradicen o que no están confirmadas científicamente.

El magistrado cree que, por sus ansias de exagerar, Gore da por ciertas cosas que aún no han sido probadas

Hoy quizá le den el Premio Nobel de la Paz, y a lo mejor algún día acepta ser otra vez candidato a la presidencia de Estados Unidos, pero las vigorosas denuncias de Al Gore sobre los cataclismos que acechan a la Tierra debido al cambio climático no han impresionado a un juez británico. El juez sir Michael Burton, de 60 años, cree que el famoso documental de Gore, An inconvenient truth -Una verdad incómoda- contiene nueve afirmaciones que se contradicen o que no están confirmadas científicamente.

El juez ha querido denunciar el tono alarmista del documental, pero no niega su principal premisa -que el planeta se está calentando por la acción del hombre y que eso es peligroso- ni ha prohibido que el documental se exhiba en las escuelas británicas, aunque sí ha exigido que se explique el contexto exagerado y sesgado del trabajo de Gore.

La insólita intervención de un juez analizando la veracidad de un documental que ha dado la vuelta al mundo se debe a la denuncia interpuesta en su día por Stewart Dimmock, director de una escuela de Kent, sureste de Inglaterra, que se oponía a la decisión del Ministerio de Educación británico de incluir el documental dentro de un paquete de filmaciones a proyectar en las escuelas de Inglaterra y Gales para mostrar a los alumnos la importancia del problema del cambio climático. Dimmock, que milita en un grupo llamado Nuevo Partido opuesto a esos planes del Gobierno, se ha declarado muy satisfecho con la decisión del juez Burton.

El juez sostiene que el documental, que revolucionó el Festival de Cannes, logró dos oscars en Hollywood y ha sido galardonado en una quincena de festivales en Estados Unidos, "es en general correcto". El problema mayor es que, quizá precisamente por sus ansias de exagerar, Al Gore da por ciertas cosas que aún no han sido probadas o pronostica para pasado mañana cosas que no se espera que ocurran hasta dentro de miles de años.

Éstos son los puntos conflictivos identificados por el juez:

Deshielo. El juez considera alarmista decir que el nivel del mar subirá más de nueve metros debido al deshielo "en el futuro inmediato", porque eso ocurriría dentro de miles de años.

Atolones. No hay pruebas de que los apenas habitados atolones del Pacífico hayan tenido que ser evacuados porque se están inundando debido al calentamiento.

Temperatura y CO2. Aunque hay una correlación entre el aumento del CO2 y de la temperatura en las últimas décadas, los científicos no dan por establecido que ambos factores hayan seguido gráficos paralelos en los últimos 650.000 años.

Kilimanjaro. No está probado que la desaparición de la nieve en esta montaña africana se deba a los efectos de la acción del hombre.

Chad. El juez cree que lo más probable es que este lago haya desaparecido debido al aumento de la población, el exceso de pastoreo y la variabilidad del clima regional.

Katrina. No hay suficientes pruebas de que la intensidad del huracán Katrina sea una consecuencia del cambio climático.

Osos polares. Gore cita un estudio que denuncia que los osos polares están muriendo ahogados porque la desaparición del hielo les obliga a nadar hasta 100 kilómetros. El juez asegura que el único estudio existente sobre el tema revela el caso de cuatro osos que se ahogaron debido a una tormenta.

Arrecifes de coral. El juez dice que al analizar las causas del deterioro de los arrecifes de coral hay que considerar no sólo el cambio climático sino otros impactos, como el exceso de pesca o la contaminación.

Corriente del Golfo. El juez cree "muy improbable" que desaparezca, aunque puede ser que se atenúe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de octubre de 2007