Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La política antiterrorista

El Gobierno exige al PP que retire su crítica a Zapatero por el atentado

Cargos populares vinculan el ataque a un escolta con la política socialista

El Gobierno exigió ayer a Mariano Rajoy que obligue a rectificar a los dirigentes del PP que culparon al presidente José Luis Rodríguez Zapatero del atentado etarra contra el escolta Gabriel Ginés. El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, reclamó públicamente que Rajoy "dé instrucciones inmediatas para que rectifiquen y se disculpen ante la ciudadanía". Dos cargos del PP -entre ellos, el número dos de Esperanza Aguirre en Madrid- vincularon el atentado a la política, a su juicio equivocada, de Zapatero.

El Gobierno considera "insólito y sin precedentes en la historia de la democracia" que dirigentes de un partido democrático como el PP culpen al presidente por un atentado terrorista. Sólo el presidente Adolfo Suárez, en los albores de la democracia, recibió ataques por parte de grupos de ultraderecha que le responsabilizaban de los atentados etarras. El Ejecutivo central cree que el PP ha llegado demasiado lejos en la utilización del terrorismo como elemento de oposición y ayer decidió plantarse con un "¡Hasta aquí hemos llegado!".

El vicepresidente primero de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (del PP), aseguró que el atentado es consecuencia de la "deriva de una política errática" del Gobierno de Zapatero, que ha permitido a la banda terrorista "rearmarse y consolidarse". El portavoz del PP en la localidad madrileña de Alcorcón, Fernando Díaz, manifestó que el atentado de ETA en Bilbao "es la consecuencia de la desastrosa política antiterrorista del Gobierno de la nación".

"El presidente no condenó"

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, no responsabilizó a Zapatero del atentado. Pero denunció el hecho de que el presidente no saliera el primer día a condenarlo. "No es posible que hasta ahora, que yo sepa, ni el presidente ni la vicepresidenta ni el ministro del Interior hayan salido a condenar el atentado", protestó.

El Gobierno, para enfatizar la gravedad del asunto, reaccionó con una declaración pública del secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, para expresar la "indignación como demócratas" que produce en el Ejecutivo que "dirigentes políticos del primer partido de la oposición utilicen un atentado terrorista para atacar al presidente". "Es una insidia que precisa una rectificación inmediata", señaló Moraleda. Y concluyó: "En democracia, no todo vale. No es admisible bajo ningún concepto que dirigentes del PP lancen la más mínima sombra de duda sobre el rechazo del Gobierno a los actos terroristas".

Moraleda recordó que en la tradición democrática española siempre se ha responsabilizado exclusivamente a los terroristas de sus atentados, y nunca a un Gobierno democrático. Por eso, dijo, resulta "deleznable" que "dirigentes del PP lo olviden" porque "es un asunto demasiado importante para la convivencia como para utilizarlo por intereses de partido". Terminó exigiendo a Rajoy que "dé instrucciones inmediatas a los dirigentes del PP para que, primero rectifiquen y después se disculpen ante los ciudadanos, que tienen en alto valor los comportamientos cívicos y democráticos".

Una hora después, y siguiendo instrucciones de Moncloa, salió desde Ferraz [sede del PSOE] el secretario de Organización de los socialistas, José Blanco, que insistió: "El PP lapida un acuerdo esencial: que los únicos culpables del terrorismo son los terroristas. Rajoy y otros dirigentes del PP han roto también ese principio básico y han rebasado la línea de la irresponsabilidad".

A su vez, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, exigió en el Congreso al PP que ceje en su empeño de mantener un discurso "deleznable, irresponsable e indigno" de responsabilizar al presidente de los atentados de ETA. "Ustedes mantienen un discurso similar al de Batasuna", espetó Camacho a la portavoz del PP en la Comisión de Interior.

"Vuelvan a la sensatez", dijo el secretario de Estado, "y no vuelvan a imputar al presidente del Gobierno los atentados; nunca nadie, salvo Batasuna, lo ha hecho. No me gusta oírles un discurso tan similar al de ese partido ilegalizado". Camacho se preguntó: "¿Qué habría pasado si se hubiese imputado al anterior presidente del Gobierno los 262 muertos por terrorismo durante sus legislaturas?".

Los diputados del PP replicaron: "En modo alguno se han hecho las imputaciones que usted dice, sólo se ha reprochado la errónea política antiterrorista. Retire esas imputaciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de octubre de 2007