Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 400 especialistas europeos debaten los avances tecnológicos para mayores y discapacitados

San Sebastián

Propiciar el avance científico de las tecnologías de apoyo y fomentar el desarrollo de una industria tecnológica que atienda las necesidades de ancianos y discapacitados son los principales objetivos de un congreso europeo que reunirá desde hoy en San Sebastián a más de 400 expertos. La novena Conferencia Europea para el Avance de las Tecnologías de Apoyo se celebrará hasta el próximo viernes en el Kursaal, organizada por el centro de investigación donostiarra Fatronik.

Gorka Eizmendi y José Miguel Azkoitia, responsables de la cita, detallaron ayer que esta pretende poner de manifiesto que las tecnologías de apoyo "tienen la oportunidad y responsabilidad de dar un paso definitivo hacia la inclusión social, la independencia y la autonomía" de los mayores y discapacitados.

Azkoitia, director científico de Fatronik, precisó que, además de dar a conocer cómo las nuevas tecnologías pueden beneficiar a ancianos y minusválidos, aumentar su calidad de vida y su integración social, el congreso busca abordar el potencial económico que ofrecen. "Parece que por fin la industria tecnológica, sobre todo la de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, empieza a lanzarse a captar a estos dos colectivos". Ambos grupos sociales suponen un 20% de la población europea, unos 100 millones de personas.

Javier Yanguas, director de I+D de la Fundación Ingema, destacó la idoneidad del País Vasco para celebrar este congreso, pues ofrece "una gran oportunidad de desarrollo" para este tipo de industria.

Las "tecnologías de apoyo" agrupan un amplio abanico de innovaciones dirigidas a facilitar, ayudar y elevar la calidad de vida y la plena integración de las personas dependientes, lo sean por vejez, problemas de salud o minusvalías. Incluyen desde elementos domóticos y de control hasta los sistemas remotos de asistencia y vigilancia o las neuroprótesis, sin olvidar las distintas aplicaciones y productos informáticos, electrónicos y de telecomunicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007