Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las dos caras del Prisma

Los socialistas acusan al PP de gestionar mal el plan regional de inversiones

La inversión del Gobierno regional en los ayuntamientos de la Comunidad fue tema de conflicto ayer entre el PP y el Partido Socialista de Madrid (PSM). El Plan Regional de Inversiones y Servicios de Madrid (Prisma) tiene un presupuesto de 300 millones de euros para el bienio 2006-2007. La Comunidad reparte este dinero entre los 178 ayuntamientos madrileños para que éstos los inviertan en infraestructuras (todos salvo la capital).

El secretario de Política Municipal del PSM, Manuel Robles, pidió ayer "la ampliación del Prisma a 800 millones de euros" para el próximo periodo 2008-2001, y exigió que los ayuntamientos puedan destinar hasta el 40% de este dinero a gastos corrientes para "reequilibrar el presupuesto y ofrecer mejores servicios", ya que, según él, "en la actualidad, los municipios de la región dedican el 37% de sus presupuestos a gastos impropios, a cubrir gastos de competencias de la Comunidad de Madrid", explicó Robles, que puso como ejemplos gastos en "escuelas infantiles, deportes o inmigración, materia en la que los ayuntamientos deben adelantar las partidas que el Estado da a las comunidades autónomas porque el Ejecutivo regional sólo las libera en el tercer trimestre de cada año".

Para el PSM, el sistema de gestión empleado hasta la fecha con el Prisma no funciona, como lo demuestra el hecho de que "sólo se han licitado el 58% de las obras previstas hasta finales de 2007".

"La gestión actual ha resultado ser un desastre", abundó Robles. En la actualidad, es la empresa pública Arpegio la que ejecuta la mayor parte de las obras. Para el PSM, habría que "volver al sistema anterior, donde eran los propios ayuntamientos los que gestionaban el dinero del Prisma, lo que garantizaba un mayor grado de cumplimento". Robles también denunció la discriminación del Gobierno del PP a los ayuntamientos gobernados por alcaldes socialistas.

La Comunidad de Madrid negó ayer estas acusaciones de ineficacia y de discriminación, y alegó que "ya se han licitado el 85% de las actuaciones previstas para este año".

Un portavoz de la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid contestó: "El señor Robles tiene los datos equivocados, ya que ha dicho que se han adjudicado el 58% de los proyectos del Prisma cuando la realidad es que ya están licitados y adjudicados un 85% de las actuaciones".

En concreto, "de las 427 actuaciones previstas se han terminado 210, casi un 50%, lo que es una muestra de eficacia clara en la gestión".

Ese nivel de eficacia se ha conseguido, según el Ejecutivo autónomo, gracias a la empresa pública Arpegio, encargada de gestionar los proyectos. "La gestión de Arpegio ha sido muy eficaz porque, al tratarse de una empresa pública, se han podido ahorrar muchos trámites administrativos que, de otra manera, hubieran prolongado todo en el tiempo", añadieron las mismas fuentes.

El Gobierno autónomo también negó "rotundamente" que haya habido discriminación hacia los ayuntamientos gobernados por el PSOE en la adjudicación de los 60 millones de libre adjudicación del Prisma. "Hay discriminación cero. Uno de los municipios que se ha beneficiado de una ampliación del presupuesto ha sido Fuenlabrada, cuyo alcalde es Robles", dijeron las mismas fuentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007