Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vacuna para la gripe no sirve para evitar muertes en ancianos

Un estudio en 'The Lancet' cuestiona la eficacia de las campañas

A menos de una semana de que empiecen las campañas de vacunación contra la gripe en Europa, un estudio publicado en la revista The Lancet pone en duda que la inmunización sirva para evitar muertes en personas mayores, el primer grupo de riesgo ante la infección.

El trabajo se basa en la comparación entre la tasa de vacunación y la mortalidad por gripe en EE UU. Según sus autores, de la Universidad George Washington de la capital estadounidense, mientras en el país el porcentaje de vacunaciones contra la gripe entre mayores de 70 años ha pasado del 15% en 1980 al 65% en 2001, las muertes se han mantenido casi estables.

El trabajo -publicado "en un momento sospechosísimo", según el director general de Salud Pública español, Manuel Oñorbe- ha creado la alarma entre los expertos, que temen que sea utilizado por quienes se oponen a las campañas de vacunación por considerarlo un tratamiento poco natural.

Lo primero que Oñorbe señaló ayer es que el estudio se basa en la mortalidad, pero no incluye otros efectos de la gripe, como el malestar o su concurrencia con otras dolencias, aunque no sean letales. La gripe, por sí sola, es una enfermedad leve. En 2005 (último año con datos) en España murieron por esa infección 543 personas, de las que el 96% tenía más de 70 años, según el Instituto Nacional de Estadística. España es el primer país de Europa en población que se vacuna contra la gripe. La segunda apreciación que hace Oñorbe es que los propios autores del estudio afirman que "debe investigarse más" y "siguen recomendando la vacunación".

El director del grupo sobre la gripe de la Sociedad Española de Neumología, José Luis Viejo, insiste en que los mayores deben seguir vacunándose. "Siempre hemos sabido que las vacunas son menos efectivas en las personas mayores, pero el efecto de no hacerlo es mucho peor", dijo. Su grupo incluso piensa recomendar que la inmunización se recomiende a los 60 años y no a los 70, como es ahora, y que se incluya en un futuro calendario vacunacional para adultos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de septiembre de 2007