Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Bellas Artes amplía su colección de arte vasco con obras de Arrúe y Zubiaurre

El Museo de Bellas Artes de Bilbao suele hacer públicas las donaciones que recibe con una simple nota de prensa. Sin embargo, ayer convocó una rueda de prensa para anunciar la incorporación a la pinacoteca de Retrato de Juan de la Encina, pintado por Alberto Arrúe en 1907, y Retrato de mi hermana Pilar (1911) , de Ramón de Zubiarre, donados por Leopoldo Gutiérrez de Zubiaurre. Con ese gesto se quiso señalar la importancia de una dación que amplía su colección de arte vasco.

El óleo sobre lienzo de Arrúe inmortaliza a Ricardo Gutiérrez Abascal, nombre auténtico del escritor, historiador y crítico de arte bilbaíno Juan de la Encina, cuando tenía 37 años. El retratado exhibe una pose y un aplomo que remiten a Velázquez, y la obra muestra en su tenebrismo influencias de la escuela española en general.

Mientras, Retrato de mi hermana Pilar muestra a Pilar de Zubiaurre, hermana menor de los pintores Ramón y Valentín de Zubiaurre, en tres posiciones diferentes dispuestas como si el autor hubiera interrumpido una conversación del trío. De carácter simbolista, se trata en realidad de un fragmento de una composición mayor en la que también aparecían a su derecha una mujer tocando una mandolina y una camarera preparando té, pero que fue mutilada por el propio autor.

Javier Viar, director del Bellas Artes, destacó la especial relevancia de esta incorporación, que ayuda a mitigar "un vacío", ya que los Zubiaurre son de los autores "menos representados" en su colección de arte vasco. El museo apenas posee cuatro o cinco obras de cada hermano, mientras que de Regoyos, por ejemplo, tiene 25.

Se da la circunstancia de que los dos retratados son los padres del autor de la donación, que se completa con varios documentos familiares que pasan a engrosar el archivo del museo. Entre ellos figuran cartas, fotografías de los hermanos Zubiaurre, catálogos, recortes de prensa y textos manuscritos preparados por Juan de la Encina para cursos, conferencias y diversas publicaciones.

"Los cuadros enriquecen la colección al ser magníficos, pero además el archivo documental que entra en el museo es también fundamental para entender el comportamiento intelectual y las relaciones entre unos personajes claves del arte vasco del momento", aseguró Javier Viar. Juan de la Encina, además de un destacado crítico, fue director del Museo de Arte Moderno de Madrid de 1931 a 1936 y escribió libros tan recordados como La trama del arte vasco. Su esposa, la vizcaína Pilar de Zubiarre, colaboró con periódicos como el Bizkaitarra, El Pueblo Vasco y el Euzko Deya mexicano, y fue una de las fundadoras del Lyceum Club de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de septiembre de 2007