Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hoteles de Benidorm plantean pasar a ser comercios y oficinas

Hosbec pide modificar el PGOU para lograr más bonificaciones

La asociación hostelera de Benidorm y la Costa Blanca, Hosbec, ha pedido al Consistorio una nueva modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para lograr mayores bonificaciones urbanísticas. El objetivo es reconvertir en otros negocios (oficinas, apartamentos y galerías comerciales) los locales que no pueden reformarse por la falta de espacio en piscinas o aparcamiento.

La mayoría de estos establecimientos están situados en el centro, con nulas posibilidades de expandirse, y están obligados a bajar los precios para poder llenar, lo que provoca una competencia con el resto de establecimientos que Hosbec pretende atajar con esta medida.

Los locales son deficitarios y los propietarios se ven obligados a alquilarlos.

La solución prevista por Hosbec consiste en modificar puntualmente el PGOU para permitir otras modalidades en el uso terciario, como los apartamentos turísticos, las oficinas o los centros comerciales, que en el actual planeamiento no son posibles en esas parcelas. "Queremos que aquellos empresarios que quieran salir del negocio hotelero puedan hacerlo y no estén obligados a permanecer en él por perder edificabilidad o tener que vender", explica Pere Joan Devesa, presidente de Hosbec.

El concejal de Urbanismo, José Ramón González, ha manifestado su disponibilidad a estudiar la propuesta y buscar "la mejor solución". En caso de aceptarse sería la segunda modificación puntual del PGOU de Benidorm que beneficia al sector hotelero. En el año 2001 y siendo Eduardo Zaplana presidente de la Generalitat se otorgó en exclusiva a esta ciudad el conocido como premio hotelero, que posibilita aumentar la edificabilidad de los hoteles de cuatro o cinco estrellas hasta un 40% en dependencias comunes, y permite incrementar 15 metros cuadrados cada habitación sin que compute como volumen.

La proliferación de hoteles de lujo con todos los servicios ha provocado que las plazas de los establecimientos de una y dos estrellas sin posibilidad de reforma queden obsoletas. Los edificios funcionan sin embargo con una licencia condicionada a las compensaciones en terrenos dotacionales que deben realizar al municipio por el volumen construido como premio, a través de la redacción de planes de reforma. Devesa ha insistido en que "es a la Administración a quien compete articular estos mecanismos, no a nosotros". El presidente de Hosbec ha rechazado que alguno de los establecimientos recientemente reformados y acogidos a estas bonificaciones vaya a acogerse a las nuevas medidas. "Es impensable porque funcionan muy bien", ha apuntado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de septiembre de 2007