Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander rechaza acudir al rescate del Northern Rock

El Gobierno británico estudia cambiar la normativa

Las autoridades británicas ofrecieron al Santander el banco hipotecario Northern Rock para que lo rescatara, algo que fue rechazado. La entidad cántabra posee el británico Abbey, que es el segundo mayor banco hipotecario del país. Por otro lado, el Gobierno británico estudia el cambio de algunas normas que le impiden acudir en ayuda de bancos en crisis, lo que propició el hundimiento de Northern Rock.

El Santander no parece dispuesto a ampliar su riesgo hipotecario en el Reino Unido, tal y como están las cosas. Abbey, controlada en un 100% por la entidad presidida por Emilio Botín, era un banco hipotecario que ha diversificado su cartera, pero aún mantiene una gran inversión en este sector. De hecho, es la segunda mayor entidad especializada en vivienda tras Halifax-Bank of Scotland (HBOS). Según The Guardian, el regulador mantuvo conversaciones con el Santander sobre el futuro de Northern Rock, que no llegaron a buen puerto. El jueves se supo que el Deutsche Bank había comprado un 3,5% de Northern Rock.

El banco español sigue concentrado en obtener recursos para financiar la compra de ABN Amro. Una de las vías escogidas es la venta, con un contrato de recompra, de todos sus inmuebles, excepto la sede social de Santander. Esta operación le generará unos 4.000 millones de euros de ingresos. La división inmobiliaria de General Electric es uno de los pujantes.

Por otro lado, en el Reino Unido continúa el debate sobre la actuación del Banco de Inglaterra en la crisis financiera. Según Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, la institución no ayudó en secreto a Northern Bank porque la legislación se lo impide, aunque conocía de antemano los problemas de liquidez de la entidad hipotecaria.

Desplome

Además, el jueves se conoció que estaban limitadas las garantías que va a aceptar del banco hundido, lo que provocó un nuevo desplome en Bolsa del Northern Rock y otros colegas también hipotecarios. El Gobierno británico estudia cambiar la legislación para evitar esta situación en el futuro, según fuentes cercanas a Downing Street.

Por esto, el Banco de Inglaterra (BoE) confirmó ayer que a partir del próximo 26 de septiembre realizará cuatro subastas extraordinarias de liquidez con vencimiento a 3 meses y carácter semanal. En la primera subasta adjudicará 10.000 millones de libras esterlinas (14.300 millones de euros). El supervisor también ampliará el rango de valores aceptados como garantía en estas subastas. Asimismo, el instituto emisor aceptará titulizaciones hipotecarias siempre que éstas estén emitidas en libras y no hayan tenido problemas en los dos últimos meses.

Esta reacción llega después de que la Asociación de Banqueros Británicos se quejara de la actuación del supervisor. "El mensaje que debía recibir el mercado es que una empresa solvente, por las turbulencias del mercado, es decir, circunstancias peculiares, tiene problemas momentáneos de liquidez". Sin embargo, creen que lo que se entiende es que "hay un banco con problemas, debo ir a por mi dinero cuanto antes", explicó un portavoz de la asociación a Reuters.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 2007