Una iniciativa contra Julio de España

La decisión adoptada por la presidenta de las Cortes, Milagrosa Martínez, de enviar a la Sindicatura de Comptes la cuenta general de la Cámara correspondiente al año 2006 fue interpretada ayer como un episodio más de la guerra interna del PP entre campistas y zaplanistas. Tanto los grupos de la oposición como los propios diputados populares lo vieron claro: la decisión afecta de lleno al anterior presidente de la Cámara, el zaplanista Julio de España. Una eventual fiscalización por parte de la Sindicatura de Comptes de la gestión económica de las Cortes Valencianas correspondiente a los últimos ejercicios y a los primeros seis meses de este año -De España fue presidente de las Cortes hasta las elecciones- pondría en evidencia al ahora senador territorial. La sola iniciativa ya supone una crítica y un obstáculo para que el ex presidente vea hecho realidad su deseo de convertirse en Síndic de Greuges.

La gestión de Julio de España como presidente de las Cortes ha estado marcada por la proliferación de iniciativas que han supuesto fuertes desembolsos para la Cámara. Como los plenos celebrados fuera de Valencia sin la cobertura legal de la preceptiva aprobación de la correspondiente partida de gasto por parte de la Mesa, que debe validar cualquier desembolso que supere los 30.000 euros.

Además, la presidencia de Julio de España -natural de Alicante- se ha caracterizado por la repetida contratación de empresas alicantinas para numerosas cuestiones: desde campañas de publicidad institucional hasta jornadas de puertas abiertas, pasando por los servicios de restauración con motivo de actos oficiales e institucionales. En este último caso obviando el hecho de que hay una empresa que gestiona la cafetería y el restaurante de las Cortes.

Por lo demás, la iniciativa de Milagrosa Martínez también pone bajo sospecha a los anteriores miembros de la Mesa de las Cortes, tanto del PP como del PSPV, tres de los cuales se sientan ahora en las bancadas de escaños de sus respectivos grupos en el hemiciclo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS