Reportaje:

Armani abre tienda en la Red

Es la primera vez que una firma de lujo italiana se vende 'online'

El diseñador italiano Giorgio Armani está a punto de romper uno de los grandes tabúes de la alta moda. La próxima semana abrirá su primera boutique en la Red para vender sus colecciones invernales de la línea Emporio en Estados Unidos. A partir del próximo año, su tienda virtual será accesible también desde Europa y Asia.

Tras haberse expandido a nivel mundial, marcas como Emporio Armani, Christian Dior y Bottega Veneta, sus propietarios se han empeñado en mantener un control total de la distribución de sus productos para defender así su imagen. Apoyarse en la venta por Internet iba en contra de esta estrategia ya que la amplia difusión de la Red chocaba con la idea de exclusividad propia de las casas de la alta moda.

La decisión de Armani modifica el panorama. La venta en Internet de sus productos supondrá para el diseñador cambio de "mentalidad", según dijo al Corriere Della Sera. Se trata de una renuncia al control absoluto de la venta y a la relación con los clientes.

Yoox Company, una compañía de Internet que nació en Bolonia hace siete años y que ya se ocupa de las ventas online de otras etiquetas emergentes, ha sido encargada de "crear una especie de Franchising virtual", según explicó al Wsj su director Federico Marchetti.

Es la primera vez que una firma de lujo italiana se lanza a vender sus productos en la Red. Hasta ahora, la mayor parte de los estilistas se habían limitado a presentar sus creaciones. Tal como lo hacen Versace, Dolce & Gabbana y Tod's, que sólo ponen en la web fotos de sus productos con las descripciones. Únicamente la firma Gucci, controlada por el conglomerado francés PPR ya ha empezado a aplicar esta moderna forma de comercialización. Mientras otras etiquetas, como Hermes y Louis Vuitton, se limitan a vender en la Red productos de talla única, como bolsos o pañuelos.

Giorgio Armani.
Giorgio Armani.JORDI VICENT

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS