Tordesillas festeja la muerte a lanzadas de un toro

Casi una hora tardó el toro Enrejado en morir. Su huida primera por las calles de Tordesillas (Valladolid) acabó, como cada año, en campo abierto, donde cientos de lanzas esperaban para rematar el sangriento festejo. Medievales corredores, a pie y a caballo, acosaron al infortunado Toro de la Vega, lo acorralaron y le dieron muerte de varias lanzadas sin permitir que informadores y fotógrafos registraran la agonía última del animal. El polémico y tradicional festejo está declarado de interés turístico.

El salmantino José Ángel González ganó el derecho a matar al toro <i>Enrejado.</i>
El salmantino José Ángel González ganó el derecho a matar al toro <i>Enrejado.</i>CLAUDIO ÁLVAREZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50