Baltar contrató a 260 personas en la Diputación durante la precampaña

Cincuenta de los empleados se destinaron a ayuntamientos del PP

A comienzos de la campaña electoral de las municipales del pasado 27 de mayo, la Diputación de Ourense contrató a 260 personas. Estos empleos, de seis meses de duración, forman parte de una de las tandas de contratos que la institución realiza a lo largo del año, según señala la oposición, que ahora coteja el listado de nombres, facilitado por el presidente, José Luis Baltar, para saber cuántos son cargos del PP o familiares suyos.

Hacia finales de marzo y principios de abril, el presidente de la Diputación, José Luis Baltar, descolgó el teléfono y pidió al Inem trabajadores con determinado perfil para emplearles en la institución provincial. Así lo sostienen los diputados provinciales del BNG a la vista de que "ninguno de estos nuevos contratados figuraba en la lista de la Diputación que abre plazos de inscripción para cubrir vacantes y sustituciones". El portavoz del grupo nacionalista, Xosé Manuel Pérez Bouza, asegura "tajantemente" que el presidente provincial "se saltó la lista y contrató a quien le pareció" ya que "ninguno de los elegidos para el empleo figuraba en la relación" de inscritos en espera de trabajo de la institución.

También asegura Pérez Bouza, a la vista de la información, que 50 de los 260 nuevos empleados fueron repartidos por distintos consistorios de la provincia: "Pero no en comisión de servicios. El 99% fue destinado directamente a ayuntamientos que en ese momento estaban aún en manos del PP y sólo uno se destinó a O Carballiño, gobernado por el PSdeG". Los 210 contratados restantes engordaron el ya abultado ejército de trabajadores a los que da cobijo y sueldo la institución provincial "pero no tarea, ya que en su mayoría carecen de cometido".

El BNG ha solicitado ahora a Baltar la copia de los escritos sobre necesidades de personal que los ayuntamientos a los que fueron destinados los trabajadores remitieron a la Diputación. Un imposible, porque el propio Pérez Bouza señala que está seguro "de que no la hay". Y, al mismo tiempo, insta a CC OO -única representación sindical- a que "haga algo ya, o se disuelva".

Pero mientras Baltar aumentaba el personal de la Diputación y de algunos ayuntamientos, el Consello de Contas ponía de manifiesto en su informe de fiscalización el incumplimiento reiterado en la rendición de cuentas por parte de los consistorios orensanos. En el texto se hace constar que los éstos alegan "insuficiencia de medios" para llevar a cabo la tarea.

Ateniéndose al informe de Contas, el PSdeG ha registrado una moción reclamando el "incremento de apoyo de la Diputación" a los ayuntamientos de la provincia. El portavoz socialista, Alfredo García, argumenta que la asistencia jurídica, económica y técnica a los municipios es prácticamente inexistente, cuando laLey las señala "como una de las competencias irrenunciables de las diputaciones".

El Consello de Contas alerta de que en la asistencia económica no consta ninguna consulta de los consistorios, lo que "contrasta con las necesidades manifestadas" por éstos y en asistencia jurídica ha detectado expedientes incompletos e informes firmados por distintas personas de la unidad. Especial es el caso de la asistencia técnica. Aunque la Diputación asegura que cuenta con 45 personas para atenderla, no puede especificar cuántas ni cuáles apoyan a los ayuntamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de septiembre de 2007.