Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El debate sobre las retribuciones públicas

El presidente incumple sus normas

El sueldo oficial del alcalde de Sabadell supera lo que sugiere la Federación de Municipios, presidida por el propio edil sabadellense

En el área metropolitana no todos los alcaldes respetan el convenio sugerido por la Federación de Municipios de Cataluña. Por ejemplo, en Sant Feliu de Llobregat, el socialista Juan Antonio Vázquez tiene un sueldo anual de 58.800 euros, muy por debajo de lo que podía haberse asignado. El ecosocialista Lluís Tejedor, de El Prat de Llobregat, en cambio, tiene un salario de 74.000 euros. Vázquez se ha situado en la escala inferior, como si su localidad tuviera menos población de la que tiene. Tejedor, en la que le corresponde, pero en la banda baja. Luego está el alcalde de Martorell, Salvador Esteve (CiU). Como está jubilado y cobra la pensión de jubilación (en su categoría máxima, porque fue diputado en el Parlament), ha renunciado al sueldo de alcalde. A cambiBo, percibe una serie de complementos por diversos conceptos que suman 2.074 euros mensuales.

Un caso similar es el del alcalde de Sabadell, Manuel Bustos (PSC). También ha renunciado al sueldo de la alcaldía, pero no por jubilado, sino por percibir el de diputado provincial. La percepción por esta ocupación es de 94.318 euros anuales (6.737 al mes, por 14 pagas). Como ocurre en el caso del alcalde de L'Hospitalet, Bustos no tiene dedicación exclusiva al Ayuntamiento, de modo que percibe diversas dietas y complementos por dedicarse a la alcaldía (se supone que su trabajo principal). Este complemento suma 1.500 euros mensuales. Si hubiera renunciado al sueldo de diputado y se hubiera quedado con el de alcalde, que es más alto (6.928 euros), hubiera perdido las dietas. Bustos es también presidente de la Federación Catalana de Municipios, lo que le reporta entre 600 y 1.000 euros mensuales, por dietas, en función de las sesiones a que asista. Por cierto, el sueldo de alcalde aprobado en su municipio (96.992) supera ampliamente el máximo establecido por la federación que él mismo preside. Como también lo supera el sueldo del alcalde de Terrassa, Pere Navarro (PSC), que, eso sí, no cobra dietas. Tiene dedicación exclusiva y percibe 103.194 euros.

Bustos y Navarro se asignan de más lo que cobra de menos el alcalde de Lleida. Por población, Àngel Ros podría percibir hasta 10.000 euros más de los que cobra, pero se ha quedado por debajo, en 80.836 euros.

También ha renunciado al sueldo de alcalde de Les Borges Blanques el republicano Miquel Àngel Estradé, que es también diputado autonómico. Por su dedicación a la alcaldía percibe una serie de complementos en concepto de desplazamientos, teléfono móvil, comida y aparcamiento. La suma global es de 600 euros.

Una situación parecida a la del alcalde de Figueres, el convergente Santi Vila, y a la alcaldesa de Valls, Dolors Batalla, también de CiU. Ambos han renunciado al sueldo de alcalde para percibir el de diputado en el Parlament. Pero Vila percibe 2.000 euros mensuales en concepto de dietas por asistencia a plenos y comisiones. Batalla cobra 300 euros por asistencia al pleno, más 100 euros por comisiones informativas, más 200 euros por asistencia a comisiones de Gobierno.

Han colaborado en las informaciones: Glòria Ayuso, Sílvia Marimon, Lluís Visa, Natàlia Iglesias, Oriol Aymí, Enric Badia, Eva Clota y Pere Lobato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2007