Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete trabajadores heridos por una explosión en una fábrica de perfumes

El siniestro de Almería se debió a la rotura de una tubería de alcohol

Siete trabajadores de la fábrica de perfumes Briseis S. A., ubicada en Benahadux (Almería), resultaron heridos tras el incendio fortuito por una explosión en la planta. Cuatro de las víctimas estaban, al cierre de esta edición, en estado muy grave y fueron trasladadas a la unidad de quemados del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. El resto de los trabajadores fueron atendidos en los hospitales capitalinos de Torrecárdenas y El Toyo.

Otras cuatro personas necesitaron también atención médica. Las explosiones por los productos químicos empleados en la fábrica de perfumes continuaron varias horas después de producirse el incendio, al filo de las 16.00 horas, y cuando los bomberos y un retén del Infoca ya tenían controladas las llamas.

El inicio del fuego se produjo, al parecer, por la rotura de una tubería que transportaba alcohol con el que se fabrican las colonias y que prendió un cuadro eléctrico provocando el incendio en toda la planta. La gran humareda negra provocada por las llamas podía apreciarse desde varios puntos de la capital.

El alcalde de Benahadux, Juan Jiménez, se mostró agradecido por todos los medios empleados para la extinción del fuego y por la ayuda recibida de los municipios colindantes. "Han venido bomberos de la capital, personal del 112, el delegado del Gobierno y el subdelegado. Además se han desplazado hasta aquí los agentes de policía local de Huércal de Almería y de Viator y un retén del Infoca, ya que las llamas se han propagado al monte que linda con la fábrica y ha ardido una arboleda contigua", explicó.

Los productos químicos empleados en la fábrica dificultaron la extinción de las llamas y los efectivos contra incendios sólo podían esperar a que el alcohol se consumiera, tal y como reconoció Jiménez. El suceso propició también que la Guardia Civil cortara el tráfico en la A-92 entre los kilómetros 389 y 395, en ambos sentidos, sobre las 16.20 horas por el peligro de explosiones, si bien este tramo quedó reabierto a partir de las 17.30.

En un primer momento, una mujer de 49 años y un varón de 18 fueron trasladados en helicóptero a la Unidad de Quemados del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, con el 70% del cuerpo quemado y con pronóstico grave. Más tarde, fueron trasladas a este centro sevillano otras dos personas, un joven de 18 años y una mujer de 33, con quemaduras de segundo grado. Otras tres fueron trasladados a los hospitales de El Toyo y Torrecárdenas, según informó el Servicio de Emergencias Sanitarias 061.

El secretario general de UGT en Almería, José Ginel, confirmó el estado de "siniestro total" en el que quedó la fábrica de Briseis, que daba trabajo a unas 60 personas. "Se ha quemado toda la nave entera. Sólo ha quedado la parte frontal del edificio. Es un auténtico desastre para una empresa que siempre ha estado en Almería y que había llegado a un reciente acuerdo con una multinacional para ampliar negocio", explicó Ginel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de septiembre de 2007