Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El parque científico de la Universidad de Girona nace con falta de espacio

El Parque Científico y Tecnológico de la Universidad de Girona (UdG) aún no ha comenzado su andadura y ya se queda pequeño. El proyecto, nacido en 2001, es la apuesta de la UdG para atraer y crear empresas de base tecnológica y transferir los avances y conocimientos al conjunto de empresas e instituciones de la demarcación.

El próximo 13 de septiembre será la inauguración oficial del primero de los seis edificios que conforman el parque y ya hay una quincena de empresas en lista de espera para ubicarse en las nuevas instalaciones, aún en obras. Como reconoció la rectora de la UdG, Anna Maria Geli, "tenemos overbooking" y comienza a ser "preocupante" la falta de espacio para ampliar el complejo universitario ante la numerosa demanda de empresas que quieren instalar su propia sede allí. La rectora aseguró que están en conversaciones con el Ayuntamiento de Quart -municipio cercano a Girona donde se alza el recinto- y con propietarios particulares para la adquisición de nuevos terrenos.

El nuevo complejo, con un presupuesto de 50 millones de euros aportados por la Unión Europea, el Ministerio de Educación y Ciencia, la Generalitat, La Diputación de Girona, el Ayuntamiento y la UdG, nace con la voluntad de "revigorizar" la economía de las comarcas gerundenses. Según el presidente de la junta rectora del parque, Tomàs Sobrequès, "ni el turismo ni la construcción serán el motor económico" y animó a las empresas e instituciones a apostar por la "innovación" como vía alternativa.

Por el momento, está acabado el edificio Jaume Casademont, con 8.300 metros cuadrados, que albergará servicios relacionados con la investigación aplicada y la transferencia de conocimiento de los investigadores universitarios hacia las empresas.

Actualmente, ya están instaladas 16 empresas de base tecnológica que trabajan en sectores tan diversos como informática, automatismos industriales, estructuras para la construcción o componentes para el automóvil. Su nexo común son la investigación y el desarrollo, un tándem clave para la "competitividad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de septiembre de 2007