Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hereu abre el debate sobre la transformación del entorno del Camp Nou en Les Corts

El alcalde espera alcanzar en medio año un acuerdo sobre la reforma urbana

Jordi Hereu, alcalde de Barcelona, acudió ayer al Camp Nou en visita "privada", pero aprovechó para hablar de la reforma del estadio, que vinculó a la transformación del barrio de Les Corts. Esta transformación se afronta en vísperas del 50 aniversario del estadio, el próximo día 24. El Barcelona dará a conocer en esa fecha el resultado del concurso público convocado para la reforma. Esto debe servir, dijo Hereu, para abrir un debate ciudadano. "Durante los próximos seis meses debemos trabajar para alcanzar un buen acuerdo para el club, los vecinos y Barcelona", dijo.

El alcalde de Barcelona prometió a hijos y sobrinos que una mañana les llevaría a ver un entrenamiento del Barcelona. Ayer cumplió su palabra, para solaz de los chavales, que disfrutaron de una matinal "inolvidable", según consideración de Jordi Hereu.

En el campo de La Masia, contiguo al Camp Nou, el alcalde habló de lo fuerte que ha empezado el año el Real Madrid, del ejemplo de "tenacidad y esfuerzo" que le dio al Barcelona el curso pasado, de lo buenísimo que es Ronaldinho, de que a sus hijos les tiene impresionados Giovani y de lo simpáticos que son Xavi y Puyol, que ejercieron ayer como cicerones en una visita que calificó de "privada".

La reforma de la zona pasa por la construcción del nuevo Palau Blaugrana y la demolición del Miniestadi. "Afecta", dijo Hereu, que fue concejal de este distrito, "a muchas hectáreas en una parte estratégica de la ciudad y me parece que es importante hacer un cambio". Marcó como voluntad municipal "darle calidad arquitectónica y urbana" porque conseguirlo significaría "una gran aportación a la ciudad".

Hereu instó a conseguir un acuerdo con acento social vinculado a las entidades del barrio y del distrito, que sea bueno para la ciudad y también para el FC Barcelona: "Creo que se lo merece", aseguró, e instó a todos a lograr un acuerdo "unánime". "Me parece que estos asuntos estratégicos, importantes para la ciudad, deberían afrontarse desde la unidad".

Hereu, conocedor de las movilizaciones sociales que, en parte, abortaron el Plan Barça 2000 presentado en su día por el entonces presidente azulgrana Josep Lluís Núñez, aseguró ser muy consciente de la preocupación que sigue existiendo en la población de los barrios del entorno del Camp Nou sobre el uso al que se destinarán los terrenos del Miniestadi, una vez derribado, ubicados entre una zona de residencial y la de la Universidad de Barcelona: "He sido concejal de este distrito y conozco la problemática, pero creo que son compatibles el desarrollo, el cambio y la mejora urbana con el respeto a los intereses concretos, reales y más cercanos de los barrios del entorno. Lo hemos de hacer compatible", sostuvo. Para ello, instó a abrir debate inmediatamente. "No es un proceso rápido, requiere su tiempo. Espero que esté iniciado en 2009, pero afecta a muchas hectáreas y es importante un cambio de calidad arquitectónica y urbana, vinculando el aspecto social a través de las entidades de la zona".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2007