Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sant Andreu reproduce el cruce de líneas de Collblanc

El inicio del gran apagón de Barcelona, y no sabemos todavía si también su causa, arrancó en una subestación eléctrica, la de Collblanc, con una particularidad que incrementa los riesgos de problemas, pese a no incumplir ninguna normativa.

En Collblanc, una línea de 110 kilovoltios (kV) sobrevuela por encima un parque de 220 kV. En su investigación, la Generalitat ha preguntado a las compañías implicadas -Fecsa Endesa, encargada de la distribución, y Red Eléctrica (REE), de la red de transporte- si esta circunstancia se reproduce en alguna otra subestación.

La respuesta es afirmativa, aunque se circunscribe únicamente a otra subestación eléctrica, la del barrio de Sant Andreu. El Departamento de Economía informó de que, también en este caso, cables de 110 kV están colocados por encima de otros de 220. Es un cruce de líneas "poco habitual" con el que el Gobierno catalán quiere acabar, y es uno de los nuevos criterios de diseño de las infraestructuras eléctricas que considerará la nueva ley para mejorar el suministro que entrará este mes en el Parlament.

"No debemos hacer alarmismo con ello", insistió el consejero de Economía y responsable de Energía, Antoni Castells, para alejar el fantasma de que la historia de Collblanc se repita ahora en Sant Andreu. Sin embargo, el cruce de líneas "va en contra de lo que se recomienda", explicó Agustí Maure, director general de Energía.

Se sabe que el cable de la discordia de Collblanc, en su aparatosa caída, impactó al menos en dos ocasiones sobre el tendido de 220 kV. No se saben las consecuencias de dichos impactos. El Laboratorio General de Ensayo e Investigaciones (LGAI), controlado por la empresa Applus y la Generalitat, está realizando un análisis macroscópico del cable de Fecsa Endesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2007