Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inflación resiste en el 2,3%, pero amenaza con repuntar en otoño

El crecimiento de los precios mantiene un tono comedido pese a las amenazas que el Gobierno vislumbra en los mercados de materias primas y energético, que pueden encarecer productos básicos como el pan, el pollo, la leche, los huevos y la gasolina. Según el avance del índice de precios al consumo armonizado, publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación se situó en agosto en el 2,3%, el mismo nivel de julio. El INE da estos datos a la oficina europea de estadísticas, Eurostat, para posibilitar la comparación con los demás países de la UE.

El avance de este índice es también una buena manera de anticipar la tasa general del IPC, un medidor más completo que el INE utiliza como referencia para la estadística nacional. La coincidencia entre ambos indicadores suele ser muy alta, si bien en el mes de julio, el IPC mostraba un nivel de inflación aún más bajo (2,2%), que era además el menor de la legislatura.

El Gobierno cree que la contención en los precios no durará mucho más. El Ministerio de Economía estima que la comparación con la evolución del mercado energético el año pasado (los precios bajaron mucho en el segundo semestre) y el alza de otros productos básicos llevará a la inflación a repuntar a niveles cercanos al 3%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de agosto de 2007