Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero respalda a la ministra Álvarez pese a la crisis de las infraestructuras

El presidente atribuye las "molestias" de Cataluña a la modernización de las infraestructuras

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó ayer su pleno apoyo a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, frente a las críticas de los partidos catalanes, hasta ahora aliados del Gobierno, por el mal funcionamiento de las infraestructuras. "Las inversiones que Cataluña necesita, que se tenían que haber hecho antes, han sido una constante desde nuestro primer presupuesto. Por tanto, sí. Respaldo mucho a la ministra de Fomento", declaró Zapatero en la rueda de prensa con la que inauguró el curso político, tras entrevistarse con el Rey en el palacio de Marivent.

El presidente dedicó la mayor parte de su intervención en el Palacio de Marivent a resaltar el esfuerzo del Gobierno en materia de infraestructuras para justificar las molestias ocasionadas en Cataluña como consecuencia de estas obras y para defender la gestión de su ministra de Fomento.

"En Cataluña se han abordado a la vez las obras de los trenes de cercanías y el AVE, que no se había modernizado desde décadas. Cuando se hace todo al mismo tiempo, porque era necesario, hay problemas que los ciudadanos han sufrido. Al final, se verá que estas obras han servido para que Cataluña vuelva a tener, como sucedió en el pasado, la red de comunicación más moderna de España", afirmó.

Zapatero insistió en que "este Gobierno ha sabido reconocer cuando ha fallado" y vaticinó que "los ciudadanos sabrán comprender que se están transformando las infraestructuras y que son la antesala de un cambio sustancial en las comunicaciones en Cataluña y en toda España".

Precisó que el 21 de diciembre se inaugurará la línea del AVE de Barcelona a Madrid; el 22 de diciembre, la de Valladolid, y el 23 de ese mismo mes la de Málaga. "Millones de españoles van a ver mejorados sus medios de comunicación", insistió. Y aseguró que "el esfuerzo que se está haciendo en alta velocidad llevará a España en menos de tres años a situarse a la cabeza del mundo".

Respecto al aeropuerto catalán de El Prat, precisó que ha aumentado su inversión en un 13% y que se convertirá en "aeropuerto modélico de la red europea de aeropuertos para 2009".

Presupuestos. Zapatero expresó su confianza en que logrará la mayoría parlamentaria suficiente para aprobar los Presupuestos de 2008, para lo que se remitió a su experiencia de los años pasados. "El Gobierno ha contado siempre con una amplia mayoría parlamentaria para aprobar los Presupuestos porque son una herramienta fundamental para el crecimiento económico, la ampliación de derechos en política social y el aumento de las infraestructuras", dijo. Anunció que en los próximos días el Gobierno y el PSOE van a trabajar con los grupos parlamentarios para lograrlo.

Consejo General del Poder Judicial. Anunció que en septiembre el Grupo Parlamentario Socialista tratará de renovar el Consejero General del Poder Judicial, cuyo mandato caducó en noviembre del pasado año. Zapatero insistió en la necesidad de que se produzca esa renovación por razones institucionales e instó al PP a "poner de su parte" para lograrlo.

Navarra. Zapatero confirmó que en septiembre recibirá en La Moncloa al nuevo presidente del Gobierno navarro, Miguel Sanz, de UPN. Dijo que confiaba en que UPN "sea consciente de que tiene que buscar el entendimiento y el diálogo en Navarra, dada la generosidad demostrada por el Partido Socialista". Valoró positivamente el proceso de investidura de Miguel Sanz y expresó su confianza en que el nuevo Gobierno navarro avance en "estabilidad, convivencia y diálogo en esa comunidad".

Situación de ETA. Ante la relativa inactividad de la banda terrorista, Zapatero apeló a la prudencia. "Los que tienen la responsabilidad de la seguridad de los españoles no están inactivos", dijo, y destacó el papel de las Fuerzas de Seguridad del Estado para evitar que la banda terrorista cometa atentados.

Mercados financieros. Zapatero destacó que los problemas de las instituciones financieras a escala mundial "no van a tener una afectación significativa o importante en la evolución de la economía española". Informó de que el Gobierno, a través del Ministerio de Economía y Hacienda y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, ha seguido con atención la evolución de los acontecimientos. Respaldó las decisiones del Banco Central Europeo y reiteró su confianza en el comportamiento de las instituciones financieras. Insistió en que "nuestra economía tiene bases muy sólidas para afrontar una situación de esta naturaleza".

Situación en el PP. Zapatero bromeó sobre la polémica que ha generado en el PP el anuncio del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, de postularse como candidato a diputado "para las elecciones de marzo próximo", según sus palabras, excluyendo así el menor adelanto. "No voy a criticar a Gallardón porque ya tiene bastante gente que lo hace en el PP", comentó. A su juicio, la clave "no está en el debate de las personas, sino de los programas". Retó al PP a que presente "un proyecto de progreso, ampliación de derechos e igualdad, diálogo multilateral, cooperación y desarrollo, tal como está elaborando el PSOE. Cuando hay mucho debate de personas y de listas es que faltan las ideas".

Relaciones con CiU. Ante la pregunta de si estaría dispuesto a contar con ministros de CiU en un futuro Gobierno socialista, respondió que es a la federación nacionalista catalana a la que debe hacerse esa pregunta. No obstante, dijo estar abierto al diálogo con CiU y consideró prematuro plantearse esta cuestión. "Hay que esperar a que se produzca la campaña electoral, las elecciones y veamos los resultados"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de agosto de 2007