Reportaje:

A Lourdes en la aerolínea del Papa

El Vaticano lanza una compañía para peregrinaciones a los santuarios católicos

No se garantizan puntos extra para la indulgencia plenaria ni para la curación milagrosa, pero sí que la tripulación estará "especializada en viajes de carácter sacro" y prometen aplicar cierta misericordia, ya que no caridad, en el precio de los billetes.

Una aerolínea italiana de carga, Mistral Air (que curiosamente fundó el orondo actor Bud Spencer hace 25 años) ha firmado con el Vaticano un acuerdo para establecer vuelos regulares entre Roma y los principales lugares de peregrinación del mundo. La pintura de los aviones de Mistral es ya la de los colores de la bandera papal (blanco y amarillo), pero se personalizará el fuselaje con el salmo "Busco tu rostro, Señor".

La línea vaticana nace con tres Boeing 737 preparados para el cambio rápido de carga a pasajeros. Los actuales dueños de la compañía (Poste Italiane, similar a Correos en España) los utilizarán de noche para acarrear paquetes y de día para trasladar fieles. Con ellos, los responsables de peregrinaciones del Vaticano pretenden unir el aeropuerto romano de Fiumicino con Lourdes (Francia), Santiago de Compostela, Fátima (Portugal), Guadalupe (México), Jerusalén y el santuario de Czestochowa en Polonia.

Más información

La intención del acuerdo de la Obra Romana de Peregrinaciones (que depende del vicario del Papa, cardenal Camillo Ruini) es comenzar el 27 de agosto con un vuelo a Lourdes, que precisamente en 2008 cumple los 150 años de la supuesta aparición (auténtica para la Iglesia) de la Virgen María a Bernardita Soubirous.

A partir del año próximo el Vaticano pretende que los vuelos sean regulares a esos santos lugares, además de colaborar en el traslado de asistentes a eventos convocados por el Vaticano como la jornada de la juventud en Sidney (Australia), según avanzó hace unos días el presidente de Mistral Air, Francesco Pizzo, que considera "algo exagerado" denominarla la aerolínea del Papa, si bien reconoce que se ha convertido en "un socio importante" de la Santa Sede.

El turismo peregrino, con más o menos fervor, moviliza al año a unos 150 millones de personas en todo el mundo, según una encuesta publicada por The Wall Street Journal. Sólo Lourdes, el santuario europeo más visitado, recibió el pasado año unos ocho millones de fieles. Un mercado jugoso y que según los expertos no acusa tanto la influencia de guerras o atentados como otros segmentos de viajeros.

Pero la iniciativa no es "sólo comercial", apunta Pizzo, sino que para la compañía significa también "crecimiento y prestigio". Para el Vaticano contribuirá al aumento de los que buscan el rostro de Dios por tierra y aire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de agosto de 2007.

Lo más visto en...

Top 50