Fomento cierra la conexión entre el puerto de Málaga y la antigua N-340

El Ayuntamiento exigía este vial para autorizar las obras del metro

La carretera es corta -apenas 1,6 kilómetros- y tiene carácter provisional, pero resulta fundamental para el futuro de las infraestructuras de Málaga capital. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, inauguró ayer el tramo que cierra la conexión entre el puerto de Málaga y la antigua N-340. Esta vía dotará a la zona oeste de la ciudad de un acceso alternativo cuando comiencen, hoy mismo, las obras más duras del metro.

El Ayuntamiento de Málaga, gobernado por el Partido Popular, había impuesto como condición para autorizar los trabajos de varios tramos del suburbano en el distrito de Carretera de Cádiz, el más poblado de la ciudad, la entrada en servicio de cuatro desvíos de tráfico, que en su opinión paliarían las molestias causadas por los trabajos. Uno de los escollos fundamentales era precisamente la conexión entre el puerto de Málaga y la carretera MA-21, anteriormente denominada N-340, a través de la calle Pacífico, un eje que corre paralelo al mar en la zona más occidental de la ciudad. Hasta ayer, la calle Pacífico era una carretera que moría en una glorieta sin salida, lo que obligaba a que todos los flujos de tráfico de esa zona salieran por la antigua Carretera de Cádiz.

El nuevo trazado, que discurre paralelo al margen norte de la desembocadura del río Guadalhorce, forma la denominada segunda fase del acceso al Puerto de Málaga desde la zona occidental de la provincia y del valle del Guadalhorce. La carretera ha sido construida con carácter provisional para no retrasar más las obras del metro y consta de una calzada de siete metros de anchura con dos carriles en dirección al puerto. La inversión total del acceso al puerto de Málaga asciende, según el Ministerio de Fomento, a 25,2 millones de euros y estará definitivamente construida en un año aproximadamente.

La construcción de la nueva carretera incluye tres glorietas. La primera permitirá conectar el vial con la autovía A-7 de circunvalación de Málaga y dar acceso a una futura calle prevista en el planeamiento urbano de la ciudad. La segunda conectará con la MA-21 en sentido Málaga y con el polígono industrial de La Azucarera. Finalmente, la tercera rotonda, situada en el extremo del tramo, lleva a la MA-21 en sentido Cádiz y da acceso al polígono industrial del Guadalhorce.

"Hemos adelantado su puesta en servicio para darle un impulso al metro, por lo tanto, es una alternativa para descongestionar una parte de la ciudad y que se puedan seguir las obras con los menores inconvenientes posibles para los malagueños, que comprenderán que cuando se terminen todas las infraestructuras, todo serán ventajas", aseguró la ministra de Fomento, que, tras el duro verano que está sufriendo a cuenta de las infraestructuras en Cataluña, estuvo acompañada por los principales cargos del PSOE en Málaga.

Al acto acudió también, el alcalde accidental de Málaga, Antonio Cordero, quien criticó el retraso de unos nueves meses en la inauguración. "Estamos satisfechos, aunque más si se hubiese abierto un poco antes, pero en cualquier caso esto va a drenar un poco el tráfico procedente de Torremolinos, que pasará a calle Pacífico", afirmó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS