Vigo revisa 32 convenios inmobiliarios firmados por el PP en 2004 y 2005

El Ayuntamiento citará a los promotores y a los políticos que rubricaron las operaciones

El gobierno municipal de Vigo (PSOE y BNG) llamará a declarar a los promotores inmobiliarios y políticos del PP que, en 2004 y 2005, firmaron 32 convenios urbanísticos para incluir en el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM). Se trata de los mayores pelotazos inmobiliarios previstos en el PXOM de Vigo, suspendido por la Xunta y que el nuevo gobierno tendrá que adaptar a la legislación. Gerencia y concejalía de Urbanismo han decidido revisar todos los convenios al descubrir que los mayores beneficiarios podrían ser los promotores y no el Ayuntamiento.

Más información

¿Se pueden construir dos nuevos túneles en la Praza de España y O Castro por 72 millones de euros? ¿Es posible instalar un polígono industrial nuevo en Vigo (Liñeiriños) cuando la cuarta parte del terreno se reserva para viviendas? ¿Quién pagará la nueva circunvalación (Ronda) de Vigo? ¿Y la denominada Ciudad del Frío (para industrias pesqueras) o la Ciudad del Deporte?

El Ayuntamiento de Vigo ha descubierto que el anterior gobierno de Corina Porro (PP) dejó firmados 32 convenios urbanísticos, incorporados al Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM). Todos prevén grandes promociones inmobiliarias y más edificabilidad de la normal. ¿A cambio de qué? Los documentos firmados, en su mayoría por José Manuel Figueroa (ex concejal de Urbanismo) y Corina Porro (ex alcaldesa), prevén que el Ayuntamiento reciba una especie de cheques urbanísticos como cobro de plusvalía de cesiones públicas. Dicha plusvalía se usa para pagar obras públicas (viales, túneles, suelo industrial, edificios deportivos).

Fuentes de la Concejalía de Urbanismo informaron de que el problema que se han encontrado es que las tasaciones de las obras públicas y de las cesiones de los promotores no encajan. En algunos casos, como el del convenio de construcción de los dos mayores edificios de Vigo (dos torres de 18 alturas en la Praza de España) el documento incluso podría poner al Ayuntamiento en serios problemas financieros.

Las que siguen son las principales operaciones inmobiliarias objeto de revisión.

- Rebajar un 15%

El plan de Urbanismo que dejó el PP prevé construir 102.352 viviendas nuevas en todo Vigo (ahora hay 122.000). El nuevo Gobierno municipal calcula que rebajará un 15% la edificabilidad, tanto en número de viviendas como en volumen ocupado. El 40% de lo edificable deberán ser viviendas sociales y éstas ocupan entre un 20% y un 30% menos que la media de las viviendas libres.

- Beiramar

El convenio del PP prevé una gran urbanización de edificios frente a los muelles de pescado y los astilleros. A cambio, las empresas frigoríficas aceptarían trasladar su actividad a los montes de Valladares. El problema es que la denominada Ciudad del Frío debería ser financiada (según el documento) por la Zona Franca de Vigo y este organismo afirma desconocer tal inversión, que además no ha firmado.

- Liñeiriños

El convenio urbanístico para construir el supuesto gran polígono industrial de Vigo (1,5 millones de metros cuadrados) no es tal. Un millón de metros cuadrados están calificados como suelo residencial y 4 millones de metros cuadrados como suelo terciario (y no como industrial). Además el documento explicita que las plusvalías de la urbanización de viviendas de Liñeiriños serían las que financiarían la denominada Ciudad del Deporte, que también sitúan en Valladares. El cruce de plusvalías, a juicio del actual Ayuntamiento, no cuadra en el presupuesto de costes y tasaciones. La revisión buscará evitar viviendas y calificar como industrial toda el área.

- Circunvalación

Uno de los mayores problemas hallados por los nuevos responsables de Urbanismo es la financiación de las grandes infraestructuras. La nueva circunvalación de Vigo (también denominada Ronda) abre la edificabilidad al extrarradio, pero no logra un solo euro para pagar el vial. Algo similar sucede con la estación del AVE que se prevé sea construida en el mismo lugar que la actual estación de Renfe en Vigo. La obra, para poder determinar su emplazamiento real, necesita de un convenio entre el Ayuntamiento, el Ministerio de Fomento y la Xunta, al igual que el trazado de los accesos del AVE hacia la citada estación. Además, el nuevo plan de urbanismo no planea nuevas infraestructuras locales en el actual centro urbano, tales como parques, zonas de esparcimiento, subestaciones eléctricas, plantas de depuración de aguas, nueva red de abastecimiento de agua. Los nuevos responsables municipales de PSOE y BNG quieren consensuar todos los cambios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción