Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejero Huguet planea llevar el conocimiento de Cataluña al turismo

Historia, cultura y gastronomía complementarán la oferta de sol y playa

Prada de Conflent

Vender Cataluña a través del turismo y proyectar el sentimiento de nación catalana a los visitantes a la comunidad. "Hay que complementar la oferta climática con otra cosa. Ya no podemos ofrecer sólo el modelo de sol y playa porque en otros países es más barato y dejaremos ser competitivos. Debemos poner en valor un modelo que explique las pequeñas historias de Cataluña y la de sus gentes", explicó ayer el consejero de Innovación, Universidad y Empresas, Josep Huguet, en Prada de Conflent (Francia), en el marco de la Universitat Catalana d'Estiu.

El instrumento para llevar a cabo esos cambios es el clúster, un concepto que tradicionalmente se aplica en economía y que, según el titular de Innovación, se empleará por primera vez en el turismo. El departamento que dirige Huguet ya tiene en sus manos un mapa que divide Cataluña en 18 territorios que cuentan con una potencialidad turística y que disponen de las herramientas -empresas, densidad poblacional y productos típicos- para llevar a cabo una actividad turística diferenciada del resto. El mapa ha sido elaborado por la Universidad Rovira i Virgili.

El alma de cada clúster será un centro de interpretación que se levantará cerca de alguna oficina de turismo. Será en esas oficinas donde al visitante se le presentará la oportunidad de tener un primer contacto con la cultura, la historia, la gastronomía y el paisaje del territorio en el que se encuentre. Huguet llamó a este modelo "economía de la identidad" y aseguró que está respaldado por la ONU. "No alienamos ni folclorizamos las identidades. Las singularizamos y las subrayamos", señaló el consejero. Huguet no habló ni de las inversiones que serían necesarias para llevarlo a cabo ni de la fecha en la que estaría en marcha. "Esto no podremos hacerlo en dos o tres días. Necesitaremos algunos años", precisó.

El plan prevé, por ejemplo, la creación de rutas literarias. "Podríamos hacer una ruta de Martí i Pol por Roda de Ter. Imaginen lo que podría ser pasear por esos caminos escuchando su poesía por el móvil o unos auriculares", dijo Huguet. "Necesitaremos nuevas infraestructuras, pero no es tanto hacer construcciones físicas como explicar las pequeñas historias de nuestro país", añadió el consejero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de agosto de 2007