Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Misteri baja el telón

Los ilicitanos abarrotan Santa María para contemplar 'La Festa'

La celebración ayer de la segunda parte del Misteri d'Elx, La Festa, en la basílica de Santa María, en Elche, puso punto final por este año a las representaciones de este drama sacro lírico de origen medieval. La actuación de ayer de los cantores estuvo impregnada de la emoción que significa el cierre de este ciclo, y estuvo arropada por centenares de personas que abarrotaron el templo. Tanto el martes como ayer, la entrada para asistir al Misteri es gratuita y desde el mediodía se originaron las colas de ilicitanos y visitantes dispuestos a coger un buen sitio.

Son muchos los que repiten año tras año pero lo más impactante es observar a aquellos que lo ven por primera vez, creyentes o no, que comprueban cómo se puede palpar la emoción especialmente en el momento cumbre de la obra, cuando la imagen de la Virgen es coronada y los ángeles lanzan al aire el oripell, finos papelitos de oro que, cuando acaba la representación, los espectadores recogen para llevarse de recuerdo.

El Misteri es la única obra de su género que se ha mantenido viva hasta la actualidad a pesar de las prohibiciones oficiales derivadas del Concilio de Trento respecto a escenificaciones en el interior de las iglesias, circunstancia que la convierte en una pieza de valor único y excepcional para el estudio del teatro religioso europeo de origen medieval. Su origen se fecha en distintos momentos, incluso entre los siglos XIII y XIV, sin embargo, las investigaciones desarrolladas en los últimos tiempos, apuntan a la segunda mitad del siglo XV como la época más probable para datar el Misteri.

La faceta artística más notable de auto, es la musical. El drama es totalmente cantado y contiene melodías que, según la opinión de los expertos, proceden de diversas épocas: hay cantos de clara ascendencia medieval, existe un apartado renacentista e incluso se detectan adornos y añadidos de la época barroca y aún posteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de agosto de 2007