Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Nerviosismo en los mercados

El termómetro Wal-Mart

El gran temor en este momento entre los inversores es que el estallido en la burbuja de crédito en EE UU, que empieza a afectar a Europa, acabe por salpicar a las empresas por la caída del consumo.

Esto explicaría, según el banco de inversión Goldman Sachs, el "pánico" vivido a final de la semana en las Bolsas de todo el mundo y que obligó a los bancos centrales a adoptar medidas extraordinarias para salir al rescate del mercado, introduciendo liquidez en el sistema financiero.

El Dow Jones, el índice de referencia de la plaza neoyorquina, se encuentra en este momento un 6% por debajo del récord alcanzado a finales de julio, cuando el mercado rebosaba de liquidez.

Pero si hay una empresa que sirve para medir el apetito de los consumidores estadounidenses es Wal-Mart, la mayor cadena de grandes superficies del mundo, que esta mañana presenta sus resultados trimestrales junto a otra gran cadena, Home Depot. También esta semana revelan sus cuentas las cadenas J.C. Penny y Macy's.

Los analistas dicen que los números de estas empresas, proveedoras de millones de estadounidenses, serán tan importantes como lo que puedan decir los datos económicos sobre el estado de salud de la economía y la dispersión de la crisis hipotecaria en el consumo.

Sobre todo, será interesante escuchar cuáles son sus perspectivas de futuro. Entre tanto, la Reserva Federal, banco central estadounidense, se muestra reticente a bajar los tipos de interés, "a no ser que se vea obligada a cambiar de política porque continúa la ansiedad en Wall Street o porque observa un deterioro sustancial en el mercado laboral", como señala Goldman Sachs.

Y es que la tarea de los bancos centrales no es fácil. Están obligados a medir al milímetro tanto las expectativas como los datos reales para mantener el funcionamiento del sistema sin sobresaltos.

Un error en el análisis o una actuación nerviosa, tardía, o apresurada puede desatar el pánico en los mercados. Las inyecciones de liquidez de la semana pasada mostraron su papel. Y su poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de agosto de 2007