Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento de Andalucía acoge por primera vez el homenaje a Blas Infante

"Se mata a un hombre, pero no se puede matar una idea", recordó su hija

Por primera vez, el homenaje a Blas Infante, padre de la patria andaluza, se celebró ayer en el Parlamento andaluz. Hasta entonces siempre se le había recordado en el kilómetro 4 de la carretera de Carmona, el lugar donde fue fusilado en 1936. La Fundación Blas Infante decidió llevar el homenaje al Parlamento para evitar las protestas de algunos colectivos que se repetían cada año por la presencia de miembros de la Junta de Andalucía y distintos representantes de partidos políticos. Por la tarde, la fundación celebró otro homenaje en el lugar de la ejecución.

La madrugada del 10 al 11 de agosto de 1936 Blas Infante caía de rodillas fusilado por los sublevados. Antes pudo gritar "¡Viva Andalucía libre!". El ideólogo nacionalista fue reconocido unánimemente en el Parlamento andaluz como padre de la patria andaluza en 1983 y el preámbulo del Estatuto de Autonomía aprobado el pasado 18 de febrero mantiene el reconocimiento.

Más de siete décadas después, su grito, como cada año, vuelve a recordarse y el lugar elegido ayer fue frente al busto de Infante situado en el patio central del Parlamento. Allí se realizó una entrega floral en la que destacaron los colores verde y blanco. María de los Ángeles Infante, su hija y presidenta de la fundación, agradeció al Parlamento haber aceptado su petición y recordó a su padre con las palabras de Lacomba: "Se mata a un hombre pero no se puede matar una idea".

La presidenta destacó la vocación de la Junta Liberalista -que presidió Blas Infante durante la República- por el autogobierno andaluz y el derecho de autonomía y recordó que a Infante le importaban los hombres y sus ideologías. Su mensaje fue "una ética de la convivencia y de esperanza de justicia".

La presidenta del Parlamento andaluz, Mar Moreno, señaló que Blas Infante "hunde sus raíces" en la historia del andalucismo. El mayor reconocimiento para él es "el que se le hace en el preámbulo del Estatuto, con el respaldo casi unánime de las Cortes Españolas que suscriben todas las fuerzas políticas y ratificaron los andaluces en el referéndum", dijo Moreno.

El de Infante es el único nombre propio que aparece en el texto. "Durante 40 años después de su muerte el escudo de Andalucía, que él ideó, permaneció intacto en su casa de Coria del Río", añadió Moreno, "hoy ese escudo se encuentra en cada casa".

Al homenaje asistieron el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y representantes de los principales partidos políticos, que abogaron por "mantener vivo" su pensamiento e ideario. Por la tarde se celebró otro homenaje en la carretera de Carmona, ya sin carácter institucional, organizado por la Fundación Blas Infante.

¿QUÉ QUEDA DEL DISCURSO DE INFANTE?

- Manuel Chaves (PSOE). "Su herencia es histórica. Que hoy Andalucía tenga su autonomía, su Estatuto, su Parlamento, sus organismos de justicia, es debido en parte a la doctrina que elaboró".

- Javier Arenas (PP). "Su discurso puede perder vigencia si no le recordamos todos los días. Él creía en una Andalucía de hechos, no de retórica, para que seamos los primeros de España y de Europa".

- Concha Caballero (IU). "Su andalucismo ha crecido. Tenía un concepto de la organización abierto, asambleario, moderno. Es muy difícil que un andaluz no se vea reflejado en ese pensamiento".

- Pilar González (PA). "Queda mucho de su pensamiento por hacer realidad. Él era más ambicioso que los gobernantes andaluces. Quería que el pueblo despertase y tomara las riendas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de agosto de 2007

Más información