_
_
_
_

Castellón dispone de 9 millones de metros cuadrados por desarrollar

María Fabra

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El término de Castellón dispone de alrededor de 9 millones de metros cuadrados, calificados como urbanos o urbanizables, que aún están pendientes de desarrollar. A esta superficie, que supone el 45% de la marcada como urbanizable por el último Plan General de Ordenación Urbana, aprobado en 2000, se une otro 20% que está en trámites de ejecución. El vicealcalde de Castellón, Javier Moliner, ofreció ayer estos datos en la presentación de las Bases Generales para la Adjudicación de Programas de Actuación Integrada (PAI), que desarrolla la formulación general que contiene la Ley Urbanística Valenciana (LUV). El PGOU castellonense marcó 2015 como límite para completar el desarrollo de la ciudad, con lo que, a juicio de Moliner, la "reserva" de suelo de la que aún dispone la capital de La Plana "será suficiente" hasta entonces, ya que otorga "un amplio margen de maniobra".

Sobre las bases aprobadas en el último pleno, Moliner destacó, como aspectos más relevantes, la creación de una base de datos registral de los promotores de manera que sólo sea necesario certificarse una vez aunque se acuda a varios concursos, con lo que se ganará en garantías y tiempo de presentación de la documentación, así como la creación de una mesa de contratación eminentemente técnica que asesore para la elección de urbanizador.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_