Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El festival folk de Pardiñas espera reunir a 25.000 personas

Seminarios y exposiciones acompañan la programación musical

Hoy arranca el festival de Pardiñas en la localidad lucense de Guitiriz. Serán dos días intensos de mestizaje musical y artístico en esta 28ª edición del certamen organizado por la asociación cultural Xermolos que preside Alfonso Blanco, activista cultural y sacerdote, que está al frente del festival de folk desde su inicio. Pardiñas 2007 contará con un presupuesto de 120.000 euros.

En esta "feria y fiesta de la música y del arte", como reza su cartel, los asistentes podrán disfrutar de actuaciones de artistas como Ghaita Depedra, Korrontxi, Os Cempés, Os tres Trebóns e Amigos a lo largo del día de hoy; y de los espectáculos de Dazkarieh, Xuaco Amiela y Elzef mañana. La fiesta cada vez se hace más internacional y congrega a formaciones francesas y portuguesas, además de agrupaciones procedentes de Euskadi y Asturias. Estas bandas se combinarán con otras gallegas como Ludovaina de Morrazo u Os Enxebres de Cacheiras, aunque los que sobresalen, según Alfonso Blanco, son Os Cempés, dado que parece que va a ser una de sus últimos conciertos. Los encargados de poner la banda sonora a Pardiñas comparten un rasgo que les ha valido para ser seleccionados, y es que hacen de los espectadores los protagonistas absolutos de la fiesta, según el organizador.

Al margen de la música, también habrá tiempo para seminarios de juguetes sonoros y de baile tradicional, muestras de artesanía y exposiciones de pintura, escultura, fotografía y cerámica. Los más activos podrán sumarse a la fiesta con el pretexto de la maratón de Guitiriz que coincide con el festival de Pardiñas. También los niños contarán con un papel importante, ya que serán las estrellas de los premios Terra Chá de dibujo y literatura infantil que entregarán personalidades como Xosé Neira Vilas.

Muchos establecen sus paralelismos entre Pardiñas y Ortigueira, pero Blanco sostiene que el de Guitiriz, a diferencia del festival coruñés, trata de escapar de las afluencias masivas y se decanta por el encuentro con los escritores, los músicos y los artesanos. El organizador dice que ocurre "como con las personas, cada uno es cada uno", y que el fin último del encuentro es que los asistentes "se vivifiquen, se renueven y se transformen". La clave del éxito es que esta convocatoria es un punto de encuentro entre gente que "incluso sólo se ve de festival en festival".

Paralelamente se desarrollará la 14ª Muestra de Instrumentos de Música Tradicional, organizada por la Asociación de Gaiteros Gallegos, y con la que se pretende "normalizar" la cultura tradicional gallega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 2007