Reportaje:TECNOLOGÍA

'Bluelove', tecnología que enamora

Un buscador de pareja para el móvil que trabaja día y noche

Una tecnología gratuita y sencilla es capaz de encontrar la persona adecuada. Su nombre es Bluetooth in Love y llega de Málaga. La empresa Yerbabuena Software ha desarrollado una aplicación que se descarga en el teléfono móvil. Hay que rellenar el perfil físico y las aficiones del propietario del teléfono y el perfil de la persona que desea encontrar. Una vez completadas las dos fichas, simplemente hay que dejar la conexión encendida. El software trabajará día y noche hasta detectar el perfil de la persona deseada. Dos requisitos previos: el elegido tiene que descargarse el programa y estar cerca, muy cerca.

El bluetooth, un elemento indispensable en los móviles del siglo XXI, es una forma de relación social. Este estándar de comunicación permite la transmisión de datos sin necesidad de cables y a distancia corta (aproximadamente 10 metros). "Bluetoothinlove se desarrolló a finales de 2005, pero entonces sólo un 30% de los terminales incluía bluetooth. A finales de 2006, el 70% de los teléfonos tiene esta función", explica Jesús Pedrero, uno de los socios de Yerbabuena. La empresa colgó este programa en la página en mayo y asegura que ya hay tres multinacionales interesadas. Reciben cerca de 300 entradas diarias en la página (www.bluetoothinlove.com). Este programa es una vuelta de tuerca más al toothing, como se conoce al ligoteo mediante esta tecnología. Si el usuario lleva el bluetooth abierto, puede recibir mensajes de otros dispositivos. Y no sólo para ligar. Las empresas se han lanzado a un fenómeno llamado publicidad por proximidad, una forma en la que las marcas se pueden comunicar con el usuario de forma gratuita.

Consiste en recibir un anuncio vía bluetooth, ya sean vídeos, canciones o imágenes, al pasear por la calle o frente a un establecimiento. "El bluetooth se está empezando a explotar como herramienta publicitaria. Antes de recibir el anuncio, se pregunta al cliente si está dispuesto a aceptarlo", afirma Georgina Rifé, de la empresa de innovación en aplicaciones móviles Tempos 21. Un uso cada vez más extendido, explica Rifé, se encuentra en los museos. Algunas salas y cuadros cuentan con puntos bluetooth ante los que sólo hay que activar el servicio, acercar el móvil y descargar la información. "La ventaja de esta tecnología es su capacidad para transmitir y recibir archivos de forma gratuita sin necesidad de la intervención de un operador móvil", asegura Borja Marinas, director general Buongiorno Marketing Services. "El inconveniente más importante es la proximidad; hay que estar en el radio de acción del dispositivo", añade.

En la empresa Futurlink trabajan en socialnetworks, que consiste en conectar a personas de perfiles parecidos. "Se trata de llevar el Messenger de Internet al móvil en un entorno cerrado", explica Roger Torres, de Futurlink. Un cliente entra, por ejemplo, en una discoteca o en un restaurante, se descarga una aplicación, se da de alta con un apodo de bluetooth y, desde ese momento, puede empezar a chatear con las personas del local que también estén en el programa.

El local sólo necesita repetidores para descargar la aplicación. Y mientras el usuario chatea tiene presente la marca. Futurlink ya ha realizado las primeras iniciativas entre usuarios activos en el mundo de la tecnología.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de agosto de 2007.