Columna
i

Somos Guatemejor

La distancia da la perspectiva adecuada para apreciar lo propio. Así deben de pensar nuestros próceres gubernamentales. Cuando ven al País Vasco desde lejos se extasían y sólo nos encuentran virtudes. El último ejemplo, la visita del lehendakari a Guatemala. Allí habrán alucinado cuando les ha contado cómo vivimos aquí, lo bien que lo hacemos. Y con razón: de todas las Euskadis imaginarias, hasta la fecha, la más hermosa es Euskadi en la visión guatemalteca del lehendakari, que al viajar se le debe de arrebatar el ánimo... no por lo que ve, sino por lo que deja atrás, este Paraíso en breada nacional hacia la libertad y prosperidad. Donde mejor se vive, quizás suspira nostálgico nuestro lehendakari viajero cuando se acerca a otros pueblos.

Desde la distancia, desde lejos, cuando ven el País Vasco se extasían y sólo nos encuentran virtudes
Europa no va bien, pero Euskadi es un "modelo de crecimiento económico equilibrado y competitivo"

Tiene interés la visita a Guatemala. Ha sido para la reunión del Grupo Biarritz, del que el jefe de los vascos es figura destacada, por raro que parezca. ¿Qué es el Grupo Biarritz? Se junta para contribuir a las reflexiones del Foro Biarritz. ¿Y el Foro Biarritz? Se reúne desde 2000, en Biarritz y lugares americanos, y está promovido por la Corporación Escenarios -la preside Ernesto Samper, ex presidente de Colombia- y el Centro de Management Europa-América Latina (CMEAL, que encabeza el alcalde de Biarritz). Busca "tender puentes" entre Europa y América Latina. En septiembre el Foro va a Chile y el Grupo, para preparar el asunto, se ha juntado en Guatemala. Allá ha ido el lehendakari.

Es un miembro sobresaliente del Grupo, tal como lo reseñaba la prensa guatemalteca, que se hacía lenguas de la asistencia del "presidente del gobierno regional" del País Vasco. Una de sus páginas web incluyó un enlace con "Comunidad Autónoma", para que el lector curioso profundizase en el invento, y fue pena que por esos azares informáticos saliese "Comunidad Autónoma de Madrid. Legislación básica".

No va solo el lehendakari a la reunión. Se congregaron también, en un hotel al este de Ciudad de Guatemala, gentes de 15 países. Acuden "ex presidentes, parlamentarios, académicos y periodistas". Lo fundamental del Club y del Foro son los ex presidentes latinos, y en Guatemala han estado Samper, Carlos Mesa (ex de Bolivia) y Vinicio Cerezo (ex de Guatemala). Entre estos jubilados nuestro lehendakari era la autoridad en ejercicio con cargo más alto.

Y eso se nota. La foto de la reunión emociona. Están las banderas de los presentes y allí ¡ondea la ikurriña! ¡justo detrás de las de España, México y Francia! Alucinas. ¿Cómo puede ser que la ETB no transmitiera en directo tan magno evento? Desidia nacional se llama la figura.

Además, estuvo el discurso del lehendakari. De esos que le salen. Se reunían para hablar de "cohesión social y gobernabilidad en América Latina" y, como quizás no estamos duchos en la materia, como pueblo ensimismado en sí mismo, habló del País Vasco, qué mejor; quizás como enseñanza para los sudacas, es nuestra vocación misionera. Se quedarían traspuestos por nuestros prodigios. El título de la conferencia prometía: Cohesión social, una visión europea. El modelo vasco. Y tanto que modelo, qué envidia da. Ojalá viviésemos los vascos en el modelo vasco según la mirada guatemalteca del lehendakari.

Por lo que se deduce de lo que ha colgado el Gobierno en su página, empezó diciendo que lo de Europa no va del todo bien, porque hay escépticos, egoístas y desconfiados y porque sería necesario un contrato de "personas y pueblos" (no Estados, sino Euskal Herria, Baviera, Gales, Tirol, Transilvania, Alsacia y así, mucho mejor).

Europa no va bien, pero Euskadi es un "modelo de crecimiento económico equilibrado y competitivo"

[de verdad, el texto lo dice] y superamos la media europea en casi todo. ¿Superamos? Qué va: nos salimos. En el crecimiento económico damos sopas con honda a Estados Unidos, Europa, Japón, Europa y, por supuesto, España. En "PIB per capita en PPA" somos los séptimos. Es una pena que los que preparaban el cuadro incluyeran, en un rapto de entusiasmo, las comunidades autónomas españolas, para demostrar que somos los segundos de España... y comprobar que Madrid (¡ay!) nos supera. En PIB per cápita solo nos ganan Luxemburgo e Irlanda (y los españoles, los 15, qué torpes). El grado de apertura de la economía vasca es, asegura el lehendakari, del 123,25 %: no sé si es posible ni si es mucho o poco, pero yo me preocuparía, pues Alemania, que nos sigue, lo tiene sólo del 71,8 % y Reino Unido, Italia y Francia (también España, dicho sea con perdón) andan entre el 51 y el 55 %. A lo mejor nos pasamos. (Que se comparen cosas diferentes, una región y Estados no importó en Guatemala. Ni aquí)

Preocupa también el siguiente dato: galardones EFQM por millón de habitantes, un baremo curioso. Pues bien: Euskadi, 5,68. Nos sigue Suecia, pero sólo con 0,82. Suecia anda por 0. ¿Tenemos galardonitis? En Guatemala tomarían nota para que los expresidentes aconsejen a sus países que consigan galardones EFQM para mejorar la cohesión social: eso que habrán aprendido. En el riesgo de pobreza sólo está mejor que nosotros Eslovenia (y los españoles, de siempre proclives al hambre, número 20).

Pues bien: este paraíso lo hemos conseguido básicamente por nuestro "saber hacer", sea lo que sea, el desarrollo de clusters (quién lo iba a decir) y el impulso a las infraestructuras de comunicaciones, un milagro, pues desde hace años no hay ninguna mejora significativa en la materia.

Y no les cuento más maravillas. Sólo el resumen: Euskadi vista desde Guatemala por ojos lehendakariles es un "País en paz" (¡!), tolerante (¡¡!!) y "socialmente cohesionado" (¡¡¡!!!). Pues menos mal.

Un problema de estas apologías internacionales del País Vasco: los interlocutores no entenderán que nos quejemos tanto, si esto va tan bien. Pensarán que si cambiamos algo (libreasociándonos o así) a lo mejor todo se echa a perder y se nos derrumban los índices de galardones EFQM por millón. Ya sería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de julio de 2007.