El balón en una mano y un ladrillo en la otra

Un directivo del Atlético de Madrid es el secretario del consejo de administración de una empresa que explotará terrenos de la 'operación Calderón'

La operación del Calderón añade sustancia a la indisoluble relación entre el fútbol español y el mundo del ladrillo. RTM Desarrollos Urbanísticos y Sociales, empresa vinculada al directivo rojiblanco Pablo Jiménez de Parga, explotará parte de los terrenos de la operación Calderón tras el derribo del estadio para la construcción de viviendas. Jiménez de Parga ostenta el cargo de secretario del Consejo de Administración de RTM y del club rojiblanco. Pero la entidad deportiva no considera que ambos cargos sean incompatibles para la transparencia de la operación.

Más información
Vecinos y comerciantes, divididos
La Peineta del Atlético llevará el nombre de un patrocinador

El Ayuntamiento de Madrid recalificará los terrenos del estadio Vicente Calderón (31.046 metros cuadrados) y los de la antigua fábrica Mahou (61.251 metros cuadrados) en los próximos meses. La operación se realiza de forma conjunta entre el club y la cervecera. Del total de los 175.000 metros cuadrados que se podrán edificar en el solar, el Atlético tiene derecho sobre el 45%; Mahou, sobre otro 45%, y el Consistorio, sobre el 10% restante.

La operación por la cual RTM podría explotar hasta el total de ese 45% de terrenos pertenecientes al Atlético empezó en el año 2004. Entonces, el club creó División Inmobiliaria, una empresa que pasaba a ser la propietaria del suelo del Calderón por un valor de 226 millones de euros. Ahogado por su deuda (que el club estima en unos 130 millones y que otras fuentes fijan en 440), el Atlético de Madrid otorgó a RTM una opción por los futuros derechos urbanísticos equivalente al 10%, e hizo lo mismo con otro 5% a Caja Madrid.

El convenio firmado por el club, por RTM y Caja Madrid establecía que ambas entregaban en total al Atlético de Madrid 33,9 millones de euros (22,6, RTM, y el resto, la entidad bancaria). A cambio del "préstamo" -avalado con los derechos televisivos de los partidos del Atlético-, y si finalmente los terrenos del Calderón llegaban un día a recalificarse, RTM podría explotar la parte del suelo que le toca al club rojiblanco y Caja Madrid tendría un derecho preferencial sobre la financiación de la edificación de todo el ámbito. Si no prosperaba la operación urbanística, el club tendría que devolver el dinero a ambas entidades.

Cuando culmine la operación de recalificación, tres sociedades de tasación establecerán el precio medio del suelo del Calderón. "Si éste no supera el 80% del total del valor del estadio (226 millones de euros), el Atlético de Madrid no realizará la operación con RTM. Eso, si el contrato que firmaron ambas entidades no ha cambiado", afirmó Enrique Ventero, uno de los administradores del club.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La empresa RTM es un consorcio urbanístico constituido por las empresas Andria y Martinsa. Entre sus directivos están el empresario Marc Rich, el ex presidente del Real Madrid Fernando Martín o el propio Pablo Jiménez de Parga, que es secretario del consejo de RTM y de Andria.

Fuentes del Atlético de Madrid restaron importancia a que una empresa directamente vinculada a uno de sus directivos vaya a beneficiarse con la operación Calderón. "Jiménez de Parga está en siete u ocho consejos de administración de empresas. No es raro que haya coincidido. Además, él no ha sido el que ha llevado el peso de la negociación", afirmaron dichas fuentes.

"Además, con todas las particiones que se harán, al final RTM es probable que no explote más del 20% del total de los 175.000 metros cuadrados. Seguramente, el otro 25% que pertenece al club rojiblanco se saque a subasta para cubrir los gastos de remodelación de La Peineta", afirmaron dichas fuentes.

Este periódico intentó ayer, sin éxito, recabar la opinión de Pablo Jiménez de Parga. "Está de vacaciones y no se ha llevado el teléfono móvil", afirmó uno de sus colaboradores.

Por esta operación, el club espera obtener unas plusvalías de, al menos, unos 260 millones de euros. Lo mismo que los propietarios de la cervecera Mahou.

Obras de acondicionamiento de la ribera del Manzanares.
Obras de acondicionamiento de la ribera del Manzanares.GORKA LEJARCEGI

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS