O Grove aprueba investigar la falsificación de listas del PP

La corporación municipal actuará como acusación particular

Los nueve miembros que componen el gobierno cuatripartito de O Grove acordaron por unanimidad personarse como acusación particular en las actuaciones judiciales que se deriven de las denuncias que presentaron dos de los nueve vecinos de la localidad que, sin ser afiliados, fueron incluidas en listas electorales del Partido Popular en pueblos del País Vasco, amenazadas por ETA.

Además de las medidas legales, el equipo de gobierno acordó abrir un expediente informativo de carácter interno para depurar posibles responsabilidades administrativas y políticas que pudieran afectar a personas vinculadas con la anterior corporación del PP que gobernaba cuando ocurrieron los hechos. Las sospechas se centran en los servicios de Protección Civil contratados por el ex alcalde, Miguel Angel Pérez.

Ninguna de las dos mujeres que decidieron acudir a los tribunales tenían relación alguna con el PP. Piden una investigación para aclarar de qué forma y quién consiguió sus identidades, incluso reclaman una indemnización económica. Una de ellas había colaborado con los retenes de limpieza del Prestige que había contratado la Diputación de Pontevedra. Ante la aparición en cadena de "los candidatos" en apenas dos semanas, fuentes municipales consultadas no descartan que pudieran aparecer "nuevas víctimas". En un comunicado, el equipo del socialista José Cacabelos exigió la dimisión de los responsables políticos de "esta manipulación delictiva".

En el mismo escrito, el grupo de gobierno lamenta que "el ayuntamiento aparezca involucrado en semejantes prácticas propias de sistemas medievales" y ofrece a los afectados los medios necesarios para ejercitar acciones legales.

Entre tanto, en el PP se busca al responsable de la manipulación y que algunas fuentes del partido sitúan en la propia sede de Pontevedra, en personas de confianza del presidente Rafael Louzán. Un asunto que en principio parecía un error de bulto y que ahora amenaza con abrir viejas confrontaciones en las filas de los populares. Sin embargo, el presidente aseguró que "el que hizo esto no tiene relación con el partido y tales acusaciones carecen de fundamento". "Además", declaró Louzán, "al tratarse de personas no afiliadas, es imposible que en la sede tuvieran copias de sus carnés".

El presidente provincial del PP se mostró convencido de que "el culpable o los culpables hay que buscarlos en el entorno de los vecinos afectados".

Las pesquisas del PP se centran en O Grove donde el ex alcalde Miguel Angel Pérez está buscando al responsable por expreso encargo del propio Louzán. "Está intentando saber quién es el autor de esta imperdonable y aleatoria manera de proceder y, aunque no somos policías, creo que finalmente obtendremos resultados para poder exigir responsabilidades.

Por su parte, el secretario provincial del PSOE, Modesto Pose se mostró convencido de que el fiscal hubiera actuado de oficio de no haberse presentado las denuncias.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción