Villarino reivindica el gallego en nombre del Rey durante la Ofrenda al Apóstol

Touriño vincula la reforma del Estatuto a un avance de las "fuerzas galleguistas"en las urnas

La presidenta del Parlamento, Dolores Villarino, la segunda mujer después de la Infanta Elena que protagoniza la Ofrenda Nacional al Apóstol, aprovechó ayer el ritual instituido en 1643 por Felipe IV para reivindicar en la catedral compostelana en nombre del Rey el uso del gallego entre los jóvenes y en las familias y para denunciar "la violencia dentro del hogar". En su respuesta, el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, reclamó que, dentro de una educación "verdaderamente integral", el cristianismo no quede relegado "al mundo del mito o de la emoción".

Más información
Díaz Pardo: "La Medalla premia a los artistas que sufrieron el exilio"

Villarino pidió "que la lengua sea motivo de orgullo para todos los gallegos" y que, "respetando la libertad de los individuos", cada vez sean más los jóvenes que "incorporen el gallego a sus conversaciones cotidianas". Del mismo modo, la presidenta del Parlamento expresó su deseo de que "cada vez sean más los padres que, concienciados de su papel, se comprometan en la transmisión de una riqueza que tiene tantos años como las piedras labradas" de la catedral de Santiago.

El discurso de Villarino, escrito bajo la supervisión de la casa Real, añadió a la ya tradicional apelación al final del terrorismo una condena expresa de la "violencia que se ejerce dentro del hogar, especialmente contra las mujeres y los niños". Toda la sociedad, señaló, debe implicarse para contribuir a los avances que ya se han conseguido gracias a la "valentía de las víctimas y la solidaridad de los ciudadanos".

La presidenta del Parlamento defendió en su intervención los valores de la concordia y de la paz frente "a la sinrazón que se empeña en azotar el mundo con inusitada fuerza en los últimos tiempos". Además de reivindicar el papel integrador de Europa, Villarino recordó en sus palabras a los más desfavorecidos y a los inmigrantes y pidió la continuidad de la Galicia que en los últimos años ha demostrado ser una sociedad "inquieta y curiosa, capaz de crear futuro".

En su respuesta, el arzobispo de Santiago aseguró que "dentro de una educación verdaderamente integral el cristianismo no puede ser relegado al mundo del mito o de la emoción". Julián Barrio llamó a no "perder la memoria y la herencia cristianas por causa de un agnosticismo práctico", aunque "aumente la dificultad de vivir la fe en un contexto en el que el proyecto de vida cristiano se ve desdeñado". "Hay que obedecer a Dios", afirmó, aunque sin ignorar "la distinción entre lo que es del César y lo que es de Dios".

Al acto acudieron el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, varios de sus conselleiros, el delegado del Gobierno en Galicia, representantes de la Administración local y numerosas autoridades militares.

Celebración socialista

El propio Touriño, durante la celebración socialista en Rianxo del Día de Galicia, aprovechó para asegurar que, aunque la primera tentativa de reforma del Estatuto "no pudo ser", las "fuerzas del galleguismo" garantizarán un nuevo texto "más pronto que tarde". En su intervención en la tradicional ofrenda al monumento de Castelao, Touriño apeló a "tener confianza" en las posibilidades de profundizar en el autogobierno y auguró un "avance mayoritario de las fuerzas del galleguismo" que permitirá revisar el texto en 1981. "Está en las manos de los ciudadanos", afirmó.

El presidente abogó por un galleguismo "comprometido con la gente" y subrayó que "cuando el PSdeG habla de nación, no es una entelequia", sino una apuesta "por la ciudadanía de esta tierra". "A ella nos debemos", recalcó. Entre los elementos distintivos de Galicia, Touriño aludió a la "lengua hermosa, algo que muy pocos pueblos pueden aportar" y a la que definió como el "instrumento que une" a todos los gallegos y que, por tanto, es necesario "proteger", informa Europa Press.

De igual modo, en su intervención hizo referencia a otros rasgos propios de Galicia, como la emigración y aprovechó para pedir que no se dude de los derechos de los residentes en el exterior. Así, pese a admitir la existencia de "dudas razonables" en cuestiones como su participación electoral, puntualizó que su partido está "comprometido con el respeto a los derechos de los ciudadanos" y, en consecuencia, aspira a su "reconocimiento" en todos los ámbitos.

Feijóo defiende el voto emigrante

El presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, defendió ayer en México, en un acto ante 150 españoles, entre ellos, 90 gallegos, el derecho de lo emigrantes de poder votar "en urnas, para que el proceso sea transparente". Feijóo, de viaje en ese país para copresidir una cumbre entre el PAN (Partido Acción Nacional) y el PP, apostó por implantar el voto en consulados y embajadas, y la revisión del censo. Además planteó la posibilidad de buscar españoles susceptibles de ser inscritos en el censo.

"Galicia nación"

La Confederación Intersindical Galega, CIG, reivindicó ayer, con motivo del Día de Galicia, el reconocimiento de Galicia "como nación" y el "derecho a la autodeterminación". El sindicato reclamó la existencia de "políticas laborales que aumenten la calidad del empleo" y que no obliguen a los jóvenes "a emigrar a otras comunidades en busca de un trabajo mejor".

"No marginación"

CC OO aprovechó el día de ayer para alertar de la "tradicional marginación" que sufre Galicia en infraestructuras. El sindicato lamentó que, pese a los avances en la red ferroviaria del AVE, "aquí existe un desarrollo desigual" y diferente en el proyecto. Desde Comisiones se exigió también que el servicio de defensa contra incendios no caiga en manos privadas".

"Autodeterminación"

Cerca de 300 independentistas de Causa Galiza se manifestaron ayer para pedir la "autodeterminación", ya que el sistema de Comunidad Aútónoma "demostró ser una herramienta incapaz" de resolver los problemas. Además denunciaron la "ocupación de las fuerzas policiales" y las cargas contra independentistas que en la noche del Apostol "desarrollaban labores informativas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS