_
_
_
_

Tropas afganas cercan a un grupo talibán que tiene secuestrados a 23 surcoreanos

Hallado el cadáver de uno de los dos ingenieros alemanes capturados por los rebeldes

Tropas afganas, apoyadas por Estados Unidos, tomaron ayer posiciones en la provincia de Gazni, al suroeste de Kabul, donde un grupo talibán retiene a 23 cooperantes cristianos surcoreanos. Mientras, funcionarios gubernamentales y líderes locales y tribales negociaban la liberación de los rehenes, amenazados de muerte si no se cumplen las exigencias de sus captores. El horror de la industria talibán del secuestro de extranjeros dejó ayer en la colindante provincia de Wardak el cadáver de uno de los dos ingenieros alemanes secuestrados el miércoles.

Más información
El grupo talibán da 24 horas más de plazo para ejecutar a 23 surcoreanos

Cerca de donde se halló el cuerpo del alemán, la policía encontró con vida a uno de los cinco afganos capturados con ellos. Nada se sabe del otro ingeniero, aunque Kabul confía en que el interrogatorio del afgano liberado -hermano del vicepresidente del Parlamento, Arif Jan Norzai- facilite su recuperación.

Las circunstancias de la muerte del alemán son muy confusas. Los Gobiernos de Kabul y Berlín aseguraron que el cadáver corresponde a un ingeniero que era diabético y murió de un paro cardiaco, por agotamiento y calor y no ejecutado, como indicó el sábado un supuesto portavoz talibán. Pero horas después, el Ministerio de Exteriores alemán afirmó que, tras un "examen visual inicial", se determinó que el cuerpo presentaba heridas de arma de fuego.

El portavoz fundamentalista anunció la ejecución de los dos rehenes, que trabajan para una compañía privada en Kabul, al cumplirse el ultimátum dado para que las tropas alemanas iniciaran su salida de Afganistán.

Los talibanes exigieron la retirada de las tropas alemanas para liberar a los dos ingenieros, lo que fue descartado ayer por la canciller, Angela Merkel. "No aceptaremos el chantaje. No cederemos a las exigencias de los talibanes, sería peligroso", dijo. La democristiana Merkel auguró que la retirada traería efectos desastrosos para la seguridad en la zona.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Alemania mantiene 3.000 soldados en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad de Afganistán (ISAF), que están destacados en el norte del país. Además, unos 100 soldados del Comando de Fuerzas Especiales (KSK) participan bajo el mando de Estados Unidos en la Operación Libertad Duradera, que combate a los restos de la organización Al Qaeda y del régimen talibán desde su derrocamiento en 2001. A esto se suma que la fuerza aérea envió el año pasado seis aeronaves Tornado a la región, entre fuertes críticas que llegaron al Tribunal Constitucional federal y acentuaron el rechazo masivo de los alemanes a la presencia de sus tropas en Afganistán.

Los Gobiernos de Berlín y Seúl presionaban ayer al de Kabul para que recuperase con vida a sus ciudadanos. Un portavoz talibán anunció que se había extendido un día el plazo dado al presidente Hamid Karzai para que cumpla sus demandas. De lo contrario, el talibán Qari Yusef Ahmadi indicó, en un vídeo colgado en Internet, que no dudarán en matar a los 23 evangelistas surcoreanos secuestrados, de los que 18 son mujeres. El nuevo ultimátum, con el que se pretende dar más tiempo a los negociadores, concluye hoy a las siete de la tarde hora local (15.30 horas en la España peninsular).

Los surcoreanos fueron secuestrados el jueves cuando se desplazaban desde Kandahar a Kabul por una de las carreteras más peligrosas del país.

Exigencias de los talibanes

Una delegación del Gobierno surcoreano, encabezada por el viceministro de Exteriores, Cho Jung-pyo, llegó ayer a Kabul para tratar de encontrar una solución a la crisis. Los talibanes exigen para su liberación la puesta en libertad de tantos guerrilleros encarcelados como rehenes surcoreanos, además de la retirada de las tropas de ese país.

El presidente Roh Moo-hyun exigió la liberación inmediata y sin condiciones de los 23 cooperantes. "No se puede dañar de ninguna manera la vida de inocentes", resaltó Roh.

Corea del Sur mantiene 200 soldados en Afganistán, que planea retirar a finales de año, tal y como estaba previsto antes del secuestro, indicó el ministro de Exteriores, Song Min Soon.

Un jefe policial de la provincia de Gazni aseguró que autoridades afganas se han reunido con los secuestradores para intentar resolver la crisis. Pero no se descarta que las tropas afganas y de EE UU que se encuentran en la zona puedan emprender una operación de rescate.

Manifestantes surcoreanos piden la liberación de los 23 cooperantes secuestrados en Afganistán y la retirada de las tropas del país ayer en Seúl.
Manifestantes surcoreanos piden la liberación de los 23 cooperantes secuestrados en Afganistán y la retirada de las tropas del país ayer en Seúl.AP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_