Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La encrucijada turca

Las cortas vacaciones del verano de 2007

Millones de turcos se movilizaron ayer en las urnas a pesar del periodo vacacional, que suele vaciar las ciudades de la tórrida Anatolia mientras sus habitantes se refugian del calor (37 grados centígrados ayer en Ankara) en las montañas del mar Negro o en las costas del Mediterráneo. Los decisivos comicios de ayer tuvieron una participación mayor al 83%, superior al 75% del año 2002. Alrededor de 10 de los 42 millones de electores censados se desplazaron desde otras zonas del país hasta los colegios en los que están registrados -en Turquía no existe el voto por correo ni por delegación-, según estimaciones de la prensa turca.

Otros muchos aplazaron hasta ayer el inicio de sus viajes de verano. Éste es el caso del profesor de español de la Universidad de Ankara Mehmet Necati, que se disponía a tomar ayer un avión para visitar México y Venezuela y asistir a un congreso en Caracas. "Podría haberme ido mucho antes, pero estas elecciones son muy importantes para Turquía y he decidido esperar para poder depositar mi voto", explicaba.

En el colegio de primaria Kavaklidere no se veía al mediodía de ayer a ninguna mujer cubierta por el pañuelo. Bajo el aplastante sol, Yasar Mitat acababa de salir del colegio electoral y se preparaba para iniciar las vacaciones con su familia. "Aquí en Çankaya

[el distrito de Ankara donde se halla el palacio de la Presidencia] nadie apoya al partido del Gobierno, nos hemos quedado para impedir que en Turquía haya un Estado islámico", aseguraba este funcionario del Ministerio de Sanidad de 40 años. El 70% de los votantes de su mesa ya había ejercido su derecho al sufragio cuatro horas antes del cierre de las urnas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de julio de 2007