Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

En manos de los Bancroft

Un empresario planea comprar la empresa a un precio superior al que ofrece el magnate

Tras casi tres meses de tira y afloja, la saga Dow Jones entra en una fase decisiva. Rupert Murdoch, patrón del gigante de medios News Corporation, está a un paso de hacerse con el grupo editor de The Wall Street Journal, por el que pagará 5.000 millones de dólares (3.616 millones de euros). La dimisión del consejero del grupo Dieter von Holtzbrinck podría ser la señal que espera el magnate para conseguir su objetivo, lo que le permitiría completar su influyente plataforma mediática. Pero la familia Bancroft tiene la última palabra.

Rupert Murdoch, conocido por su paciencia y determinación, ha ido avanzando poco a poco. Primero consiguió que el Consejo de Administración de Dow Jones se hiciera con las riendas de la negociación para la venta de la compañía. Poco después, cerró un pacto para preservar la integridad e independencia editorial del Journal tras la fusión. Y esta semana, las ejecutivas llegaban a un preacuerdo sobre los términos de la venta.

La familia propietaria de Dow Jones es el último escollo para que Murdoch reine en el grupo

Sin embargo, un pilar clave en esta oscura historia sigue igual que el primer día: los Bancroft. La familia propietaria de Dow Jones plantea reservas a la operación. Aunque poseen el 24% de las acciones, controlan el 64% de los derechos de voto en el Consejo, con lo que pueden vetar cualquier decisión que no favorezca sus intereses. Los Bancroft analizarán mañana en Boston los términos de la fusión para adoptar una decisión final, quizás a lo largo de esta semana.

Murdoch cuenta con una pequeña ventaja en este momento. La división es evidente entre los miembros de la familia y el resto de accionistas. Mientras los mayores quieren evitar que el magnate ponga sus manos sobre el Journal, alegando criterios periodísticos, los más jóvenes del clan prefieren fijarse en la generosa oferta de 60 dólares por acción.

La reciente dimisión del editor alemán Von Holtzbrinck revela dos realidades en la compañía. "Aunque estoy convencido de que la oferta de News Corporation es muy generosa en términos financieros, estoy muy preocupado por que los valores periodísticos de Dow Jones vayan a sufrir fuertemente a largo plazo tras la venta", explica en una carta remitida al resto de consejeros del grupo la tarde del jueves.

Von Holtzbrinck ya se abstuvo el martes en la votación sobre los términos de la venta, junto a la consejera Leslei Hill. Pero la gran fuerza opositora a la operación es Christopher Bancroft, que abandonó aquella reunión y que sigue buscando inversores que apoyen su causa contra Murdoch. La otra familia que controla una participación importante en Dow Jones son los Ottaway, con el 7% de los derechos de voto. Y como sucedió el jueves con Von Holtzbrinck, Jim Ottaway también dejó el directorio en señal de protesta.

Rich Zannino, consejero delegado de Dow Jones, dijo ayer que los Bancroft están considerando "cuidadosamente" la oferta. No son los únicos que ponen pegas a la venta. El sindicato de periodistas de Dow Jones se resiste a que Murdoch se haga con las riendas de la compañía y acabe imponiendo su línea editorial. Para torpedear la operación, intentaron acercarse al inversor Ron Burkle y otros posibles pretendientes.

Como el empresario Brad Greenspan, que el viernes publicó una carta abierta a los accionistas de Dow Jones en la que anticipaba un plan para comprar la compañía por un precio superior al que ofrece Murdoch. Para ello, el antiguo propietario de MySpace, que desde 2005 controla News Corporation, promete financiar la operación con el apoyo de los Bancroft opuestos a Murdoch.

Wall Street no ve aún muy claro el desenlace. Si la evolución de los títulos de Dow Jones sirve de referencia para adivinar lo que está por llegar, la conclusión no es muy positiva para Murdoch. Las acciones del editor del Journal bajaron a los 55 dólares, casi tres por debajo de la cotización del inicio de la semana. Y se teme que pueda caer hasta los 30 dólares, si los Bancroft dan una negativa a la venta.

La operación tiene más sentido estratégico que financiero para News Corporation. El gigante mediático lanzará el 15 de octubre su canal de televisión financiera, Fox Business Network, para competir con Bloomberg y la CNBC. Los medios de Dow Jones le aportarán contenidos para competir en este segmento informativo, pero sobre todo una importante plataforma en Internet. News Corporation publica 110 diarios en todo el mundo y es propietaria de las cadenas Fox y Sky, de los estudios 20th Century Fox y de la plataforma de televisión vía satélite Direct TV.

Los beneficios de Dow Jones cayeron en el segundo trimestre un 27%, hasta 14,5 millones de euros. El fuerte del grupo está en la división digital y en los servicios de información de negocios, que contuvieron las continuas pérdidas del Journal, su medio bandera. Los ingresos totales del grupo ascendieron a 383 millones de euros en el trimestre, un 16% más que en el mismo periodo de 2006.

Pero si se excluyen las recientes adquisiciones, la facturación es sólo un 1% superior a la del año pasado. En cualquier caso, Dow Jones está siendo capaz de reducir su dependencia de la publicidad en los medios impresos (The Wall Street Journal y Barron's) y potencia en paralelo su negocio digital (MarketWach, SmartMoney y Factiva). Y eso es lo que gusta a Murdoch y a los analistas en Wall Street. Dow Jones provee además contenidos a la CNBC y a cadenas de radio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de julio de 2007