Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:GENTE

Toma 104 millones y adiós

Paul McCartney cierra el acuerdo de divorcio con Heather Mills tras cuatro años de matrimonio y uno de pleito judicial

Paul McCartney logró ayer, por fin, un acuerdo de divorcio con su segunda mujer, Heather Mills. El cantante le ha dado 104 millones a la modelo para así poder decir adiós a un matrimonio que duró cuatro años de convivencia y uno de pleito judicial.

McCartney se hará cargo de todos los gastos de la hija que la pareja tuvo, Beatrice, de cuatro años: escuela, viajes, niñeras y seguridad. Pero Heather no recibirá ninguna propiedad puesto que ya tiene tres viviendas.

El pacto de divorcio incluye una cláusula que estipula que ninguna de las partes hablará en público sobre las razones de la separación. Según una información publicada el pasado octubre por la prensa británica, Heather acusó a McCartney de haberle maltratado en cuatro ocasiones y llegó a decir que el músico bebía regularmente.

Un portavoz de McCartney no quiso ayer hacer comentarios del que es el mayor pago por un divorcio en la historia británica. El cantante entra así en la lista de los divorcios más caros de la historia. La revista Forbes situaba hasta ahora la separación de Michael Jordan en el número uno de la clasificación, con más de 110 millones de euros.

La pareja ha elegido en su contienda a dos abogados famosos. McCartney ha estado representado por Fiona Shackleton, que defendió en 1996 al príncipe Carlos, heredero al trono británico, en su divorcio de Diana de Gales, mientras que el representante legal de Lady Di, Anthony Julius, defendió a Mills.

La pareja había mejorado su relación tras unos meses de intensa batalla legal. El pasado 18 de junio, fecha en que Paul cumplió 65 años, Heather acudió con Beatrice a la fiesta de cumpleaños del cantante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de julio de 2007