Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra de Irak fortalece a Al Qaeda

El principal informe del espionaje de EE UU concluye que el grupo terrorista se ha modernizado

El más autorizado informe de la inteligencia de Estados Unidos, parcialmente dado a conocer ayer, llega a la conclusión de que la organización terrorista Al Qaeda ha ganado influencia y capacidad operativa gracias a la guerra de Irak. El informe ratifica la consolidación del liderazgo de Al Qaeda en territorio de Pakistán, la modernización y mejora de sus sistemas de destrucción y, sobre todo, la multiplicación de su poder debido a la experiencia y los contactos adquiridos en la guerra de Irak. Se trata de un informe muy relevante -nada menos que el trabajo de las 16 diferentes agencias de espionaje estadounidenses bajo la coordinación del director nacional de Inteligencia, Mike McConnell- y extremadamente polémico.

Para la Administración, es la prueba, como dijo ayer al presentar el documento la consejera de Seguridad Interior de la Casa Blanca, Frances Townsend, de que "Irak es el frente central en la guerra contra el terrorismo". Para los críticos, será la demostración de que esta guerra ha acabado provocando lo contrario de lo que se buscaba.

"Al Qaeda probablemente sacará ventaja de los contactos y las capacidades de Al Qaeda en Irak, su más visible y capaz afiliado y el único (dentro de Irak) que ha expresado el deseo de atacar el territorio estadounidense", afirma el texto del informe, del que sólo se ha hecho público un resumen de dos páginas con las principales conclusiones.

"Su asociación con Al Qaeda en Irak ayuda a Al Qaeda a vigorizar la más extensa comunidad extremista suní, conseguir recursos y reclutar y adoctrinar militantes, incluso para atacar territorio estadounidense", añade el documento.

La inteligencia estadounidense, según explicó Townsend, presenta a Al Qaeda y Al Qaeda en Irak como organizaciones diferentes aunque unidas en sus objetivos y coordinadas. De esta manera, Osama Bin Laden y sus colaboradores siguen dirigiendo la organización que ejecutó los ataques del 11-S desde Pakistán, y tienen representantes en Irak que coordinan sus acciones con la organización Al Qaeda en Irak. Ésta, por supuesto, está lista para participar en cualquier atentado que el mando de Al Qaeda en Pakistán planifique.

Este mando, según el informe, "continúa preparando ataques de alto nivel, al mismo tiempo que anima a otros grupos radicales suníes a reproducir sus esfuerzos e incrementar sus capacidades".

Los líderes de Al Qaeda, por tanto, parecen haber incrementado su trabajo político y sus contactos, al mismo tiempo que, añade el informe, "han protegido o regenerado elementos esenciales de su capacidad para atacar territorio estadounidense". Entre estos elementos, el documento menciona "un santuario en Pakistán en las Áreas Tribales de Administración Federal, comandos especializados y un pleno alto mando". Esas áreas son las que gobiernan los jefes tribales en la frontera con Afganistán como resultado de un acuerdo alcanzado el año pasado con el Gobierno de Pervez Musharraf. Pese a eso, Townsend dijo ayer que Musharraf es un aliado de EE UU en la lucha contra el terrorismo y el primer interesado en privar a Al Qaeda de su santuario actual.

Townsend afirmó que EE UU colabora con Pakistán en la localización y destrucción de las bases de Al Qaeda y aseguró que "la muerte o captura de Bin Laden sigue siendo una máxima prioridad".

El informe, titulado "Amenazas Terroristas contra territorio de EE UU", advierte también del peligro del reclutamiento de militantes de Al Qaeda dentro de EE UU, entre grupos islámicos radicalizados, en el estilo de lo ocurrido en el Reino Unido.

"Aunque desde el 11-S hemos descubierto sólo un puñado de individuos en EE UU con lazos con el alto liderazgo de Al Qaeda", afirma al respecto el trabajo de inteligencia, "juzgamos que Al Qaeda intensificará sus esfuerzos para colocar activistas aquí". Townsend explicó que ese juicio no estaba respaldado en el informe por hechos concretos, sino que era una deducción a la que los expertos habían llegado tras analizar el funcionamiento de la organización terrorista, más preparada para sortear las medidas de protección puestas en acción en EE UU. "El grupo", dice el informe, "es innovador en la creación de nuevas capacidades y en la superación de los obstáculos de seguridad".

El documento pronostica, asimismo, que Al Qaeda "continuará intentando adquirir y emplear materiales químicos, biológicos, radioactivos o nucleares".

La organización radical islámica libanesa Hezbolá es el único grupo, al margen de Al Qaeda, al que los responsables de la inteligencia estadounidense creen con posibilidades de intentar un ataque en territorio norteamericano "si ven a EE UU como una amenaza directa al grupo o a Irán".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de julio de 2007