Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hija de Fabra llega al Senado sólo con el apoyo del PP valenciano

Los socialistas se desmarcan y votan únicamente a sus dos candidatos

Andrea Fabra, hija del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, imputado por supuestos delitos de tráfico de influencias, fue elegida ayer senadora territorial por las Cortes Valencianas con el único apoyo de su grupo, el PP. Julio de España y Juan Rodríguez fueron también elegidos senadores del PP. Los socialistas se limitaron a respaldar a sus candidatos Joan Lerma y Andrés Perelló en una votación que no fue en bloque.

La inclusión en la lista del PP de Andrea Fabra, hija del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra -imputado por supuesto tráfico de influencias-, no contó con el refrendo del Grupo Socialista en el Parlamento valenciano, que votó sólo a sus candidatos Joan Lerma, actual portavoz del PSOE en el Senado, y Andrés Perelló, diputado autonómico.

Los votos del Grupo Popular reeligieron como senador a Juan Rodríguez Marín, mientras que en el caso de Julio de España, ex presidente de las Cortes Valencianas, y Andrea Fabra, es la primera vez que ocupan un escaño en la Cámara alta. La candidatura de la mayor de las hijas del presidente provincial del PP y de la Diputación de Castellón fue avalada por el comité electoral regional del partido, que ha apostado para este puesto por una mujer que no ha desempeñado responsabilidades institucionales ni se ha sometido a proceso electoral alguno. Andrea Fabra, de 34 años, reside en Madrid y está casada con el consejero de Sanidad del gobierno de Madrid, Juan José Güemes.

Los socialistas valencianos recordaron ayer que hace cuatro años se votó igual, por separado, a los candidatos a pesar de que la elección de los senadores de designación territorial es fruto de un pacto entre las dos formaciones políticas mayoritarias en la Cámara autonómica. La instrucción de la dirección, que reunió a todo el grupo minutos antes de iniciarse el pleno, fue que cada formación votaría a los suyos. Un detalle que confundió a cinco diputados del PP, que apoyaron a los candidatos socialistas, fue la distribución de papeletas de voto con una lista única.

Así, los tres senadores a propuesta del PP obtuvieron 54 votos, los mismos que diputados tiene el grupo, mientras que los senadores socialistas lograron 42 apoyos, los de los 37 diputados del PSPV que había en el momento de la votación y los cinco parlamentarios del PP que votaron en bloque los candidatos al Senado presentados por ambos grupos. Un desmayo de Glòria Marcos, portavoz del tercer grupo con representación en las Cortes Valencianas, Compromís pel País Valencià, le impidió participar en la votación. Su grupo votó en blanco a la propuesta de los dos grupos mayoritarios.

La vicesecretaria general del PSPV-PSOE, Isabel Escudero, dijo que la designación de Andrea Fabra "es otro síntoma de cómo utiliza el PP el poder, en este caso, el poder familiar". La diputada de Compromís Marina Albiol añadió que lo visto ayer "es un insulto a todos los valencianos". El secretario general del PP, Ángel Acebes, consideró "una exageración" las críticas a los populares por haber elegido a Fabra. "Son ganas de meterse con el PP", replicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de julio de 2007