Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caixa Galicia dedica 40 millones a un plan de la Xunta para comprar espacios naturales

El Estado recuperará la titularidad de la isla de Sálvora y sus ocho islotes

Xunta y Caixa Galicia firmarán hoy un convenio de colaboración para la compra y preservación de espacios naturales. La entidad financiera aportará 40 millones en 3 o 4 años para financiar el proyecto, del que se beneficiarán espacios costeros y otros enclaves de alto valor natural como la Fraga del Eume, un lugar en cuya protección siempre ha mostrado especial interés el director general de Caixa Galicia, José Luis Méndez. Se trata, en palabras del presidente Emilio Pérez Touriño, de "un convenio pionero que servirá de referente para la protección de las costas gallegas".

El presidente Pérez Touriño ha querido dar solemnidad a la iniciativa convocando su firma y presentación en el salón noble del Pazo de Raxoi, un escenario reservado para las grandes ocasiones. A través del convenio, Caixa Galicia vincula financieramente a partir de hoy su obra social a la preservación de los espacios naturales de la comunidad gallega.

Lo hace, además, a través de un acuerdo específico con la Administración autonómica, siguiendo con ello la preferencia de su director general, José Luis Méndez, partidario de desarrollar estos proyectos con el Gobierno gallego antes que con el Ministerio de Medio Ambiente. La entidad financiera aportará 40 millones de euros al proyecto, que será de aplicación a espacios costeros y enclaves naturales de alto valor ecológico. Uno de los más importantes es la Fraga do Eume, un Parque Natural situado de 9.126 hectáreas entre los municipios coruñeses de Cabanas, A Capela, Monfero y Pontedeume.

Según el presidente de la Xunta, "la aportación de 40 millones" por parte de Caixa Galicia permitirá desarrollar un "convenio pionero que servirá de referente para la protección de las costas gallegas". A través del convenio, la Xunta incorpora a su proyecto medioambiental el Fondo Natural creado por la entidad financiera en materia de protección de los ecosistemas más valiosos de Galicia.

El futuro de Sálvora

El interés de Caixa Galicia por la protección de los espacios naturales está también detrás de su decisión de adquirir la isla de Sálvora y los ocho islotes que forman parte de su archipiélago, a la entrada de la ría de Arousa.

El proyecto de compra fue anunciado el pasado 22 de marzo, pero ha quedado aparcado después de que el Ministerio de Medio Ambiente decidiese ejercer su derecho de retracto para quedarse con la isla.

Sálvora ya forma parte del Parque Nacional Illas Atlánticas, aún bajo titularidad estatal y pendiente de transferencia a la Xunta de Galicia. El Parque tiene una extensión de 8.495,77 hectáreas y está integrado en la actualidad por los archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada, pero la Xunta tiene interés en ampliarla a otras islas.

La adquisición de Sálvora por parte del Gobierno central ha paralizado el proyecto de investigación medioambiental que Caixa Galicia iba a poner en funcionamiento en la isla dentro de su Fondo Natural, concretamente un centro especializado en el estudio de las aves.

La isla ha pertenecido a lo largo de los siglos a una familia aristocrática, los antepasados de Francisco de Borja Otero Zuleta de Reales, el hombre que firmó el contrato de compraventa con Caixa Galicia por un precio de 8,5 millones de euros. Esta actuación iba a ser la primera del Fondo Natural, un proyecto en el que la Obra Social de la caja invertirá, en tres años, 40 millones para adquirir espacios de valor paisajístico o ecológico con el fin de preservarlos.

La entidad dirigida por José Luis Méndez pretendía estrenarse en Sálvora impulsando un plan de ordenación de los recursos naturales y rehabilitando el pazo y las casas existentes para convertirlos en espacios destinados a la investigación científica, en colaboración con universidades gallegas y foráneas. Según afirmó Caixa Galicia cuando anunció la compra, la isla estaría abierta a visitas de grupos organizados.

Con el Fondo Natural, Caixa Galicia quiere convertir "lugares únicos" en centros de educación ambiental, investigación, ocio, arte o formación de profesionales, mediante la compra de parajes, convenios o "fórmulas específicas de gestión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de julio de 2007