Un artista 'vende' apartamentos ilegales a 20 clientes en un día

Una reflexión sobre el urbanismo desenfrenado es el objetivo con el que Abraham Martínez decidió instalar la playa del Voramar de Benicàssim una valla que imita a las que ocultan obras en marcha y un cartel anunciador de una promoción inmobiliaria que ofrece apartamentos de lujo "a sólo cinco metros del mar" y con "excelentes vistas". Se trata de una pieza de arte público incluido en las actividades extramusicales del Festival Internacional de Benicàssim en su edición de 2007, pero "la gente ha picado", tal como explicó el autor. A cinco metros del mar es ilegal construir apartamentos.

El teléfono que aparece en la misma valla en la que se ofertan apartamentos de lujo sobre la arena ha recibido más de una veintena de llamadas en un solo día, lo que para Martínez es "dramático". Sin embargo, también ha habido otras reacciones. El Ayuntamiento ha tenido que responder tanto a llamadas de protesta como a visitas reclamando la protección de este espacio público. "La verdad es que no es tan ficticio", dice el autor. Martínez pretende que la experiencia provoque una reflexión sobre "el pelotazo inmobiliario que vivimos en este momento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 13 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50