Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Navalcarnero cobra un 17% más que hace cuatro años

El PSOE, en la oposición, critica que el regidor tenga negocios

Baltasar Santos, alcalde de Navalcarnero (17.567 habitantes) por el PP, se ha apuntado a la moda de ganar más que la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre. La nómina de Santos se ha incrementado un 17% desde el año 2003. Ahora cobra 82.373,20 euros brutos anuales. La cantidad, 7.880 euros por encima de la retribución de Aguirre (74.490 euros), quedó establecida el pasado 29 de junio, en el segundo pleno municipal del mandato.

No es el único alcalde de la región que se ha subido el sueldo aprovechando la nueva legislatura. El alcalde de Torrelodones, Carlos Galbeño, se subió el sueldo un 38% el pasado junio hasta 91.445 euros brutos anuales, pero rectificó y volverá al salario antiguo. El de Boadilla del Monte, Arturo González, ganará 81.136 euros brutos, un 18,56% más que en el anterior mandato. Ambos son, como Baltasar Santos, del PP.

Los socialistas de Navalcarnero, en la oposición, sostienen que este incremento salarial es "una auténtica obscenidad". El alcalde se defiende y mantiene que no se ha subido el sueldo porque el aumento, según él, corresponde al índice de precios al consumo (IPC) acumulado de cuatro años y a los convenios que afectan al personal del ayuntamiento.

"Eso es falso", replica el concejal y secretario de organización del PSOE, Juan Luis Suárez. "Lo cierto es que su salario se ha fijado en este último pleno, y no durante cuatro años. Hasta mayo ha estado cobrando una nómina de 70.108 euros", denuncia el socialista.

Para Suárez es "increíble" que el alcalde perciba ese dinero por gestionar los servicios públicos de un pueblo como Navalcarnero. Sobre todo, porque, según explica, el regidor, aunque tiene dedicación exclusiva, se dedica "a otros negocios privados".

En el pasado mandato, Baltasar Santos solicitó al pleno municipal compatibilizar sus actividades privadas con el cargo de alcalde. El PSOE le exigió una aclaración sobre el tipo de actividad al que se refería. "Para saber si podía colisionar con los intereses de los vecinos", dicen los socialistas. El alcalde se negó. "La ley no me obliga a hacerlo. Es una opción personal. Yo tengo registradas las actividades en el Ayuntamiento y creo que a nadie le interesa conocer otros aspectos de mi vida", afirma.

Baltasar Santos también recuerda que su partido, el PP, obliga a sus alcaldes y concejales a declarar todos sus bienes y actividades a las que se dedican. "Todo queda apuntado y en cualquier momento se puede comprobar la evolución que ha podido experimentar ese patrimonio", sostiene.

Al PSOE la actitud del regidor le parece poco transparente y sospecha que quiere ocultar sus negocios. "Tenemos constatado que Santos gestionaba una empresa de aparatos de telefonía, una residencia de la tercera edad, una empresa de tintorería y, por supuesto, está ligado al mundo de la construcción", asegura Suárez.

El alcalde, que se describe como una persona "emprendedora", reconoce que es socio de una residencia de ancianos, "desde hace años". Por esa participación en la sociedad cobra beneficios. Pero asegura que está fuera de todos los demás negocios que le imputan los socialistas. "La empresa de telefonía es pequeña y se la he vendido a mi socio por cero euros. En cuanto al negocio de lavandería, ya no tengo nada que ver con ella. Los socialistas van buscando temas urbanísticos y de eso no hay nada", concluye el regidor popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de julio de 2007